Adiós al oaxaqueño Francisco Toledo

Luego de varios meses enfermo y alejado de la vida pública, Francisco Toledo artista plástico oaxaqueño reconocido en el mundo concluyó su etapa terrenal a los 76 años en su casa, así lo informó su hija, la poeta Natalia Toledo.

Auto titulado como el “Hombre Mono”, dejó un gran legado en la escena de artes plásticas, sobre todo en la pintura ya que deja un legado amplio de obras que relatan historias o expresan críticas sobre el pueblo de Juchitán, de Oaxaca y México.

Fue un activista de izquierda, luchador social, ambientalista, promotor cultural y filántropo, siempre a favor de su comunidad y ocupado en que el arte y los artistas tuvieran una oportunidad; luchó por la conservación del patrimonio cultura y trabajó por el cuidado del medio ambiente.

Su arte reflejó un gran aprecio por la estética de la naturaleza, particularmente la de animales que no son convencionalmente asociados con la belleza como monos, murciélagos, iguanas, sapos e insectos. En su escultura tuvo dos formas de expresión, una donde representó cosas del mundo natural, específicamente bestiarios de distintos animales y otra donde se despegó totalmente de la realidad.

Destaca su pausa laboral y de compromisos sociales para diseñar la biblioteca homenaje de su gran amigo y escritor mexicano Carlos Monsiváis, al dirigir las obras, canaletas, habitaciones y ubicaciones, para después hacer el mimo el piso del lugar.

Sin duda la escena plástica del gremio artístico nacional se viste de luto tras la muerte de uno de los mayores artistas que México y los mexicanos pueden sentirse orgullosos de poder presumir el nombre de Francisco Toledo.

Imagen: La Saga

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial