Tienen viento a favor los cruceros

La industria de cruceros en el país navega viento en popa. Relevante por la promoción, generación de empleos, aportación de divisas y crecimiento regional, se prevé un crecimiento del 30 por ciento en arribo de embarcaciones de turistas de aquí a 2020, según expertos en el tema.

En 2018, arribaron 2 mil 603 cruceros que transportaron a 7 millones 849 mil 819 turistas, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC), y se espera que para este año haya un incremento del 16 por ciento de arribos, así como una llegada de más de 8 millones de cruceristas.

“Este es el segmento con mayor crecimiento en el mercado del esparcimiento; en 2018 aumentó 7 por ciento el número de pasajeros, y los barcos tienen una ocupación del 100 por ciento”, comentó Arturo Musi, presidente de la Asociación Mexicana de Cruceros (AMC).

Agregó que se tienen 50 nuevos cruceros ordenados hasta 2025, lo cuales llegarán a los más de 16 puertos nacionales.

Por cada arribo hay una derrama de 90 dólares por crucerista y 67 dólares por tripulante en tiendas, restaurantes, bares y demás negocios de los destinos visitados, dependiendo del tour.

El valor de la industria mundial de cruceros se calcula en 100 mil millones de dólares, no obstante, en México sólo se tiene 0.7 por ciento del negocio, por lo que hay una gran área de oportunidad, apuntó Eduardo González, fundador de Café Azul, empresa proveedora de insumos alimenticios para cruceros.

Los empresarios consultados coincidieron en que el turismo de cruceros nunca ha recibido un presupuesto para su promoción por parte del gobierno, sino que se promociona solo. Eduardo González señaló que se trata de una industria “sub aprovechada”, producto de la casualidad, y que las mismas compañías de cruceros llenan las embarcaciones sin que haya recursos públicos de por medio.

Musi y González resaltaron la importancia de la derrama generada, pues contrario a los turistas “all inclusive” que no salen de los desarrollos hoteleros, los cruceristas bajan a pasear, conocer, consumir, y se van.

La seguridad es un tema importante y por ello departamentos de monitoreo reportan que un destino es apto para arribos hasta que el gobierno logra demostrar que hay una baja en los niveles de inseguridad, de lo contrario los cruceros se niegan a arribar. Para ejemplo, está el Puerto de Acapulco, que recibe menos de 40 embarcaciones por la percepción de un posible riesgo a los pasajeros. Diario Reforma

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial