Despunta mercado vacacional emergente

por Redaccion
53 Visto

Luces del Siglo/Édgar Félix

Además de que los esquemas turísticos tipo Airbnb y Vrbo crecieron exponencialmente durante estos meses difíciles con ocupaciones hasta del 70 por ciento en la zona de Playa del Carmen, muy por encima de las cifras que mantienen las cadenas hoteleras en la Riviera Maya y Cancún, que difícilmente están operando con el 40 por ciento de su capacidad.

Otra ventaja en las plataformas digitales de rentas vacacionales ha sido que el tiempo de permanencia promedio de los huéspedes aumentó más del 30 por ciento, existen casos hasta con estancia de un mes.

En los últimos meses la zona de la Riviera Maya se ha consolidado como el centro turístico más concurrido de la entidad en el

esquema de renta particular con una capacidad de casi 70 por ciento, tipo Airbnb y Vrbo, desplazando a la zona hotelera de Cancún, como ocurrió en noviembre y diciembre pasado cuando estallaron estos servicios por encima del 80 por ciento en la zona de Tulum y que provocaron graves problemas de contagios de Covid-19, de acuerdo con los últimos reportes de la plataforma digital Global Airdna consultados y contrastados por este diario.

En lo que va del mes de febrero, la zona del municipio de Solidaridad mantiene una ocupación del 69 por ciento de su capacidad total en este esquema de renta turística no tradicional, con 10 mil 784 ofertas, de las cuales 9 mil 199 son casas completas —que representan 85 por ciento del mercado—, mientras que sólo mil 541 (apenas 14 por ciento) se destinan para habitaciones. El resto se consideran como “lugares compartidos” de ofertas vía Airbnb, principalmente, registrados por la plataforma.

En la región de Cancún las rentas vacacionales llegan al 67 por ciento de la capacidad total de la plataforma Vrbo; es decir, actualmente se rentan 8 mil 621 lugares, de los cuales 6 mil 116 son casas completas, que es el 71 por ciento; y 2 mil 408 habitaciones, que son 28 por ciento.

En Tulum y sus alrededores la plataforma Airdna registra actualmente 58 por ciento de ocupación en esta modalidad de turismo (en noviembre llegó al 74 por ciento), lo cual representa 4 mil 865 ofertas pagadas hasta ahora, es decir 3 mil 959 casas completas, que son 81 por ciento, y 848 habitaciones que son 17 por ciento de esa cifra global de la región.

Otra de las zonas turísticas con un repunte considerable en estos días es Bacalar, con 67 por ciento de ocupación en esta modalidad de rentas vacacionales y que supera por mucho al turismo proveniente por los hoteles tradicionales. Actualmente hay en Bacalar 720 lugares en renta, de los cuales 231 son casas completas, o sea 32 por ciento, y el resto se destina a 479 habitaciones o renta de espacios individuales no compartidos.

El más bajo en esta modalidad es Puerto Morelos, con apenas 39 por ciento; es decir, 807 lugares de renta (649 casas completas, las cuales representan 80 por ciento y 142 de habitaciones que reportan el 18 por ciento del total).

Ante estos nuevos esquemas de funcionamiento del sector turístico la posición del Gobierno del Estado del estado ha sido permitir la competencia en igualdad de circunstancias. Marisol Vanegas Pérez, secretaria estatal de Turismo, recientemente comentó que continúan con el proceso de regularización de este tipo de hospedaje con la finalidad de “poner un piso parejo con el sector hotelero”, de la mano con el gobierno federal para el pago de impuestos y con las instancias correspondientes.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la entidad ha informado que hasta antes de la pandemia del Covid-19, el esquema tradicional generaba entre 12 y 15 millones de pesos mensuales por la retención de impuestos. Ahora no hay certidumbre de estas cifras.

You may also like