Director de Cultura de Solidaridad, planta a la comunidad artística y cultural

por Redaccion
50 Visto

Después de ser convocada por las autoridades del Instituto Municipal de Cultura y las Artes de Solidaridad (IMCAS), la ciudadanía artística y cultural recibió un “plantón” de parte del servidor público, Carlos Enrique Uribe Velázquez.

En el foro del centro cultural se dieron cita decenas de artistas, promotores culturales, representantes de institutos académicos, compañías, grupos, colectivos ciudadanos, así como uno de los cronistas de la ciudad, bajo una convocatoria pública y abierta, lanzada la semana anterior mediante una invitación para “que asistan a una mesa de diálogo y presentar la propuesta de trabajo”. La cita era a las 13 horas de este día.

Después de 38 minutos de retraso, arribó al foro un representante, quien comunicó que el funcionario público estaba retrasado porque sostenía una reunión con la presidenta municipal y estaba previsto un convivio para la “mesa de diálogo”, por ello invitó a los asistentes a una comida en la palapa del centro cultural mientras el funcionario convocante llegaba a la cita, dejando en claro que ambos servidores públicos, la presidenta y él estaban en junta, mientras los ciudadanos dejaron sus ocupaciones y labores para la supuesta “mesa de diálogo”.

El servidor público, Carlos Uribe, llegó 2:35 pm, una hora y media tarde a su cita con la ciudadanía.

Para ese entonces, la gran mayoría de los artistas ya se había ido; su llegada presurosa fue inútil para realizar esta importante “mesa de diálogo” como él mismo la llamó.

Ante la ausencia, no hay diálogo. Así, la comunidad organizada escuchó algunas aportaciones y experiencias durante el escaso mes de la actual administración, con quejas ciudadanas sobre la administración de la presidencia municipal ante la elección de una persona que aún no demuestra cumplir el perfil requerido para una sociedad madura y capaz, actuando con falta de respeto, falta de tacto humano, incapacidad en la función pública y gobernanza; ello se vislumbra en tan poco tiempo de gestión.

Algunos antecedentes de este evento resultan como respuesta a una rueda de prensa realizada con el fin de dar a conocer un manifiesto, después de no recibir respuesta de una carta enviada al ayuntamiento sobre la necesaria “mesa de diálogo”. El manifiesto de artistas de la iniciativa privada y ex trabajadores del área cultural dejó en claro la organización y la corresponsabilidad ciudadanía-gobierno para el buen funcionamiento del IMCAS. 

La comunidad playense se manifiesta en contra de cualquier acción política que detenga y detente el flujo al impulso del turismo cultural, a los programas de apoyo para la capacitación de las artes, a la elección de ciudadanos con comprobaciones de sus trayectorias en la localidad y, sobre todo, del trato humano sin distinciones en todas las artes y sus instituciones, preservando la comunicación honesta y fluida entre la sociedad y los administradores de los bienes y servicios, así como de las tradiciones y valores culturales.

La comunidad de artistas empezó a expresarse ante la ausencia del licenciado, señalando su falta de respeto, de interés y su actuar hermético, su incapacidad de diálogo por ausencia, que ha convertido el centro cultural en un despacho jurídico en menos de un mes, desatendiendo los canales de información en redes sociales, en las páginas del instituto, en las citas con ciudadanos artistas y promotores, subestimando su tiempo y esfuerzo, como se pudo constatar.

Sobre el quehacer y la instalación de la Junta de Gobierno y el Consejo Municipal ciudadano del IMCAS, fundamental para el funcionamiento de este instituto, también hizo una invitación para su instalación en el Teatro de la Ciudad que a pocas horas canceló, dejando a la comunidad sin información y evidencia de cómo se va a proceder con el presupuesto de los ciudadanos y su plan de acción.

You may also like