En Rusia aprenden a controlar computadores con los ojos y los campos magnéticos del cerebro

por Redaccion
52 Visto

Los científicos de la Universidad Estatal Psicológica y Pedagógica de Moscú (MSUPE, por sus siglas en inglés) diseñan un sistema único para gestionar ordenadores con los ojos y “la fuerza del pensamiento”.

mundo.sputniknews.com          © Foto: Pixabay/geralt

Según los autores, este sistema basado en la lectura de los campos magnéticos del cerebro puede facilitar el uso del ordenador a las personas con discapacidad.

Los resultados fueron publicados en la revista Frontiersin Neuroscience.

La gestión del ordenador con la vista es usada cada vez con cada vez más frecuencia por las personas paralizadas y la “gestión con los ojos” hasta forma parte de un conjunto de funciones especiales de varios sistemas operativos, señalan los investigadores de la MSUPE. Para esto se usa un dispositivo especial de seguimiento ocular: eye-tracker. Con el uso de una cámara determina la ubicación de la pupila del usuario y calcula a qué punto de la pantalla mira. Fijaciones de la mirada en varias partes de la pantalla sustituyen los clics del ratón.

Según los científicos, esta tecnología tiene hoy una seria deficiencia: no puede distinguir las fijaciones de la mirada intencionales y ocasionales que pueden producirse cuando el usuario quiere ver mejor algo. Los científicos explican que es imposible evitar fijaciones ocasionales: la mirada sale fácilmente del control y esto provoca la reacción errónea del sistema.

Los investigadores de la MSUPE están diseñando un sistema de gestión capaz de determinar si la fijación de la mirada es intencional u ocasional. Según los autores, este sistema será una combinación del seguimiento ocupar y otra tecnología que se usa para ayudar a los minusválidos: la interfaz cerebro-ordenador (ICO). Al distinguir entre las señales del cerebro que surgen en el proceso de imaginar acciones, la ICO hace posible dar órdenes al ordenador con la “fuerza del pensamiento”.

“Muchos han intentado unir la ICO con la gestión con los ojos. Con el uso de la ICO es cómodo hacer clic: para esto se puede imaginar un movimiento de la mano. Pero esta combinación resultó incómoda, porque la ICO funciona lentamente obligando al usuario a fijar la mirada durante mucho tiempo. Además, las acciones imaginadas necesarias para la ICO se combinan con dificultad con la fijación de la mirada intencional”, señala el jefe de la investigación, empleado del Centro MEG de la MSUPE, Serguéi Shishkin.

Los expertos de la MSUPE usaron otro enfoque: al usuario de su sistema es suficiente solo fijar la mirada intencionalmente y, según los científicos, esta acción cambia la imagen de señales del cerebro de forma que se logra reconocer la intención de hacer clic.

Para determinar ciertamente las señales del cerebro que corresponden con la respectiva intención se usó el método de magnetoencefalografía (MEG) que hace posible registrar a distancia campos magnéticos débiles del cerebro. Durante el experimento, los participantes jugaron en una modificación especial del juego de ordenador Lines la gestión en que se realiza por fijaciones de la mirada. Los datos MEG obtenidos se procesaron por redes neuronales artificiales que determinaban si las fijaciones de la mirada fueron intencionales u ocasionales.

“La precisión de la determinación de si las fijaciones de la mirada son intencionales u ocasionales no es suficiente todavía para implementar la tecnología. Esto se debe al hecho que, durante el experimento, no se logra registrar los datos suficientes para enseñar las redes neuronales. Es un problema típico que surge cuando se clasifican las señales del cerebro por las redes neuronales artificiales. Ahora trabajamos en la ampliación de nuestra selección de los datos MEG”, destaca la empleada del Centro MEG de la MSUPE, Anastasía Ovchinnikova.

La investigación se llevó a cabo en el marco de la cooperación entre la MSUPE y el Centro de Investigación “Instituto Kurchátov” con apoyo del Fondo Científico de Rusia. En un futuro los investigadores planean crear una interfaz híbrida de alta precisión que combinará en un sistema los datos de seguimiento ocular, MEG y electroencefalografía.

You may also like