Hirió Covid al turismo

por Redaccion
80 Visto

Luces del Siglo/Marco Antonio Barrera

A pesar de los esfuerzos de autoridades, hoteleros, prestadores de servicios y de la fuerza trabajadora para reactivar la economía en la “nueva normalidad” de Quintana Roo, el daño heredado por el Covid-19 al turismo fue devastador en 2020.

El golpe a la actividad turística provocó caídas inimaginables en las estadísticas de visitantes que otros años arribaron a la geografía estatal, los cuales literalmente desaparecieron entre la mitad y hasta 80 por ciento de los niveles contabilizados un año antes de la pandemia.

Un recuento de los daños provocados (con información preliminar 2020 de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo) evidenció que las operaciones aéreas dejaron de llegar a suelo quintanarroense lo que impidió el arribo de 13.7 millones de personas en los tres aeropuertos comerciales que operan en la entidad.

La terminal de Cancún, por ejemplo, la principal puerta de entrada a México del turismo internacional y el segundo con más operaciones diarias del país (después de Ciudad de México), sufrió una caída anual de paseantes de 13 millones 222 mil 840, que representó más de la mitad de todo lo contabilizado en 2019.

El daño alcanzó igualmente a la terminal portuaria de Isla Cozumel al dejar de recibir a 278 mil 129 vacacionistas, que representó la mitad de turistas que lo hicieron un año antes. Igual pasó en la capital Chetumal donde hubo apenas 215 mil 658 paseantes, lo que representó un desplome de más del 58 por ciento respecto a 2019.

De acuerdo con estimaciones propias elaboradas con información de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo, los visitantes extranjeros que dejaron de venir fueron 9.8 millones y el número de paseantes nacionales osciló en 3.8 millones de personas. El daño se reflejó consecuentemente en la ocupación de habitaciones instaladas en la entidad, cuya infraestructura es de mil 188 hoteles con 114 mil 789 cuartos, además que están en proceso de construcción otros siete mil. Los más afectados, primero con la paralización y después con la lenta recuperación económica, fueron 440 hoteles de la Riviera Maya y de Tulum con capacidad instalada conjunta de 50 mil 781 cuartos, mismos que reportaron una caída de ocupación de 34 mil 176 cuartos menos respecto al balance de 2019.

En el corredor Cancún-Puerto Morelos donde existen 262 hoteles en su mayoría dominados por los gran turismo, se cuenta con 45 mil 218 habitaciones disponibles, de las que se reportó una caída anual acumulada de 28 mil 35 cuartos, lo cual representó 61.9 por ciento menos respecto a 2019. Igual ocurrió en Cozumel, que cuenta con una infraestructura instalada de 66 hoteles con cuatro mil 701 habitaciones, donde se reportó un desfonde acumulado de tres mil 084 ocupaciones menos, que representó 65.6 por ciento menos de lo alcanzado al cierre del año anterior a la pandemia.

En Isla Mujeres, donde hay 66 sitios de hospedaje con ocho mil 316 cuartos, el daño acumulado fue equivalente a cinco mil 456 menos, lo cual representó una ocupación de 65.6 por ciento menos de lo contabilizado al cierre de 2019. En la capital Chetumal en donde se reportan 121 hoteles con dos mil 806 habitaciones disponibles, la falta de visitantes provocó que se dejaran sin ocupar una cantidad de dos mil 303 cuartos acumulados, equivalente a 82.1 por ciento de lo que se tuvo en 2019. En el balance “Quintana Roo, ¿cómo vamos en turismo?,

Enero-Diciembre 2020”, se confirmó que el impacto económico a la entidad se dio mayormente por la ausencia de estadounidenses (-48.38%), canadienses (-59.89%), argentinos (-76.40), ingleses (-86.52), brasileños (-66.16), franceses (-62.90), colombianos (-72.86), alemanes (-75.64) y españoles (-83.92), de acuerdo a reportes de la Unidad de Política Migratoria.

You may also like