Hotel Copal Tulum continúa violando los Derechos Humanos de trabajadores

por Redaccion
318 Visto

El sindicato de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), intervino de manera inmediata en apoyo de Adriana May Mazón, trabajadora de Áreas Públicas del Hotel Copal Tulum, quien durante la tarde de ayer sufrió un accidente dentro del centro de hospedaje, sin que los directivos o el ama de llaves de la fuente laboral hicieran el intento de auxiliarla con prontitud.

La denuncia pública fue hecha por las y los compañeros de trabajo de la mujer accidentada, quienes aseguran que el ama de llaves, Amelia Salcido, hizo caso omiso cuando se le informó del accidente e incluso pidió que la trabajadora accidentada se retirará del hotel por sus propios medios, la Denuncia Ciudadana también se hizo a través de redes sociales.

La afectada, Adriana May, afirmó no poder irse por sí sola porque sufrió quemaduras en una de las piernas y personal del hotel se vio obligado a llamar una ambulancia que la trasladó al Hospital Número 18 del IMSS, en Playa del Carmen.

Al llegar al hospital, no la atendieron porque no llevaba su número de Seguro Social, entonces el comisionado de la CROC en Tulum intervino y con apoyo de un delegado hicieron las gestiones para que la trabajadora fuera atendida en la Unidad de Medicina Familiar Número 11 de esta cabecera municipal aproximadamente a las 13:00 horas de ayer.

Con estas acciones los directivos y el ama de llaves del Hotel Copal Tulum mostraron su insensibilidad ante los riesgos de trabajo de las y los trabajadores.

El pasado primero de diciembre, las y los trabajadores del Hotel Copal Tulum se manifestaron para denunciar una serie de violaciones a sus derechos laborales y sus derechos humanos, señalando incluso que en ese hotel se violenta también lo que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en los Artículos 1º y 9º.

El Artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que: Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tengo por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

En tanto que el Artículo 9º señala: “No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito; pero solamente los ciudadanos de la República podrán hacerlo para tomar parte en los asuntos políticos del país. Ninguna reunión armada, tiene derecho de deliberarse.

No se considerará ilegal, y no podrá ser disuelta una asamblea o reunión que tenga por objeto hacer una petición o presentar una protesta por algún acto, a una autoridad, si no se profieren injurias contra ésta, ni se hiciere uso de violencias o amenazas para intimidarla u obligarla a resolver en el sentido que se desee.

Cabe mencionar que ante la manifestación realizada por las y los trabajadores que exigen solución a las violaciones de las que son víctimas tanto en sus derechos laborales como en sus garantías individuales, en sus derechos humanos.

Fue justamente la actitud prepotente y déspota del ama de llaves contra las camaristas lo que motivó que los trabajadores del Hotel Copal Tulum se manifestaran pacíficamente el miércoles pasado.

A pesar del diálogo que sostuvieron el jueves, el representante legal del Hotel Copal Tulum y el abogado de la CROC que representa a las y los trabajadores del Hotel Copal Tulum, éstos continúan siendo víctimas de maltrato, hostigamiento y discriminación, todo lo cual violenta sus derechos laborales y sus derechos humanos.

You may also like