Navieras violan protocolos contra el coronavirus

por Redaccion
64 Visto

Novedades/Gustavo Villegas

Barcos atestados de pasajeros y largas filas de personas esperando cruzar de Cozumel a Playa del Carmen y viceversa es la estampa diaria, debido a que las navieras que operan la ruta se han negado incrementar las operaciones y prefieren violar los protocolos de seguridad sanitaria.

A cinco meses de que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) determinó, de manera preliminar, que en Quintana Roo existe un monopolio en el transporte marítimo, Ultramar y Winjet siguen poniéndose de acuerdo no sólo en tarifas, sino también en los horarios de operación.

Eliot Reyes Novelo, empresario y ex director de Ecología del Ayuntamiento de Cozumel, narró cómo el 20 de julio un miembro de la tripulación de Ultramar amenazó con bajar del barco a una mujer adulta que reclamaba la sana distancia.

“Aquí no existe eso”, le espetó la empleada a la turista. Para el entrevistado, no es una violación a los protocolos y un riesgo para la salud de todos, sino que también es una burla y falta de respeto para el turismo que visita la isla, porque las dos navieras de pasajeros “juegan con tu tiempo y con tu dinero”.

Luego de dos semanas consecutivas de que turísticas y habitantes de Cozumel denunciaran las condiciones de hacinamiento en las que se debe esperar un barco a las afueras y en el interior del muelle, incluso de los barcos, ninguna autoridad ha tomado cartas en el asunto.

El 17 de junio, la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo), en conjunto con el Ayuntamiento de Cozumel, dieron a conocer que se había llegado a un acuerdo de buena voluntad con las empresas Ultramar y Winjet. Lo más importante dentro de los seis puntos planteados, era evitar que los barcos fueran atestados e incrementar el número de embarcaciones y salidas; sin embargo, el acuerdo no se cumplió.

Al hablar sobre las largas filas y esperas de hasta de tres horas que hacen los visitantes que llegan a la ínsula, para abordar un barco, el empresario Franco González Alcérreca, destacó que de nada sirven los trabajos de promoción que se puedan realizar si las navieras insisten en generar una mala imagen para el destino.

“Ahora que Playa del Carmen es afectada por el sargazo, debería ser el momento para brillar y no lo estamos aprovechando, porque se está dando una mala imagen como destino turístico”, lamentó.

González Alcérreca aseguró que llevan meses planteando la inconformidad a los representantes de Winjet y Ultramar por la falta de conectividad y lo complicado que hace esta situación para todos los sectores económicos del destino.

“Tienen que esperar dos o tres horas (los usuarios) porque los cruces no se realizan, los horarios no se cumplen, no hay un horario continuo. Los cruces que sí se dan van saturados. No creo que exista algún otro lugar o espacio público donde se junten más de 300 personas, van hasta 500”, concluyó.

You may also like