Palazuelos: fiestas clandestinas en Tulum se deben ir antes de que llegue el turismo “chafa”

por Redaccion
29 Visto

Por Esto/Fernando Morcillo

Tulum se encuentra en un momento de crecimiento muy vulnerable y desde que se acabó el BPM en Playa del Carmen, “se vino esta escoria”, manifestó Roberto Palazuelos, quien advirtió que de no detener estas fiestas, se podría perder lo que al destino y a los pioneros les ha costado años para ponerlo en lugar donde actualmente se encuentra.

Esto porque Tulum actualmente es el tercer destino de moda a nivel mundial, aseveró, comparado con Bali e Ibiza. Por ello, sostuvo que se tienen que ir estas fiestas “antes de que llegue turismo chafa”.

“Los verdaderos pioneros que hemos hecho la marca Tulum, promocionando en Europa y muchas ciudades del mundo, haciendo eventos para posicionar al destino, que lo hemos construido; y recién llegados que no les importa la naturaleza, vienen a alcoholizarse”, resumió.

Tras el impacto que ha tenido una serie de publicaciones en medios informativos sobre estas fiestas clandestinas que incluso podrían provocar algún warning por la falta de medidas sanitarias para evitar la propagación de virus SARS CoV-2, el hotelero, señaló que podría repercutir en una caída en sus tarifas.

“Sí hay fiestas en Tulum, las típicas en diciembre que estoy de acuerdo, pero que quieran hacer fiestas todo el tiempo y contaminación de ruido, va terminar golpeando las tarifas y esta genes no le dejan derrama, ni al municipio, ni al Estado”, expuso, “porque un cuarto a mil dólares deja un tres por ciento de hospedaje, un 16 por ciento de IVA, y le pagas varios impuestos al gobierno; deja una derrama fuerte. Pero una fiesta, cobran en efectivo y no lo declaran, y no deja derrama, y trae ruido, tráfico”. “Tarde o temprano, si no la controlan, van acabar con el destino”, lapidó.

Hay que recordar que el BPM que se realizaba de forma anual en Playa del Carmen, a fines de diciembre y principios de enero, terminó por ocasionar un impacto negativo luego de una balacera registrada en el ahora desaparecido Blue Parrot.

Roberto Palazuelos aclaró que las autoridades tanto municipales, como estatales, “han ejercido fuerza” y como ejemplo citó el pasado mes de diciembre donde se clausuraron varios establecimientos. Desafortunadamente, es la corrupción la que, una vez más, afecta la labor del gobierno.

“Fiestas clandestinas que llegan a clausurar y con dinero se hacen de la vista gorda y sigue la fiesta toda la noche, es el modus operandis”.

Tulum antes del periodo vacacional goza de una buena ocupación hotelera, por eso los hoteleros consideran que este tipo de fiestas clandestinas se debe tipificar ya como un delito antes de que, como ocurrió en Playa del Carmen, ocurra algo que acabe con todo este trabajo que les ha costado a algunos.

You may also like