Prepondera la corrupción en SESA, han realizado contrataciones de servicios de dudosa procedencia

por Redaccion
241 Visto

El gobierno del estado contrató un proveedor, cuya representante legal es María Elida Pérez, quien está boletinada por el SAT, por realizar operaciones inexistentes

Quintana Roo Hoy

La Secretaría de Salud (Sesa) de Quintana Roo de la cual es titular, la cuestionada doctora Alejandra Aguirre Crespo, es una de las dependencias donde más impera la corrupción, ya que desde un principio de la administración del panista Carlos Joaquín González, ha violado la Ley de Adquisiciones, de Arrendamientos y ha realizado contrataciones de servicios de dudosa procedencia.

De acuerdo a la información proporcionada por Miguel García, quien solicitó información a la Plataforma Nacional de Transparencia, la Secretaría de Salud, contrató a un proveedor fantasma cuya representante legal es María Elida Pérez Palma, boletinada por la Secretaría de Administración Tributaria (SAT) por realizar operaciones inexistentes.

Durante la administración del gobernador Carlos Joaquín González, la Secretaría de Salud pagó a María Elida Pérez, 33 facturas por siete millones 93 mil 327 pesos, pero éstas son “facturas falsas”, ya que en junio del 2018 el SAT notificó a través del Oficio 500-04-00-00-00-2018-1695 que María Elida aparece en la lista negra definitiva de empresas y empresarios que realizan operaciones inexistentes o emiten facturas falsas, en apegó al primer párrafo del Artículo 69B del código fiscal de la Federación, sin embargo, SESA no tuvo reparo en eso y decidió contratarlas.

Así es que sin importarle el oficio del SAT en el 2018 se le ha adjudicó directamente a María Elida otro contrato (SESA-DA-AD-016-2018) por un monto de dos millones 700 mil pesos, para la adquisición de material desinfectante, para las áreas hospitalarias de los Servicios de Salud del Estado.

De acuerdo a una investigación realizada por Impunidad Cero y Justicia Justa, desde la llegada de la administración de Alejandra Aguirre crespo, contrataron en dos años a seis empresas fantasmas, emitiendo 58 facturas por un monto total de 11 millones 82 mil 525 pesos.

Entre las empresas fantasmas contratadas por Alejandra Aguirre, se encuentran: la empresa PRVS, fue la encargada de la tercera etapa de la construcción del hospital en la comunidad Nicolás Bravo, en el municipio de Othón P. Blanco por 11.6 millones de pesos, pero éste se convirtió en un elefante banco, ya que pese a la inversión de 12 millones de pesos que según hizo el gobierno del estado para la reconversión en Covid-19, nunca se atendió a ninguna persona y actualmente se encuentra cerrado y vacío.

Sin duda la contratación de empresas fantasmas y foráneas, han sido el sello característico de la administración de Carlos Joaquín González, evidentemente con el fin de desviar miles de millones de pesos del erario público.

Para realizar todo este fraude, hay una red de complicidad en la que están la Auditoría Superior del Estado (Aseqroo), a cargo de Manuel Palacios Herrera; la Secretaría de la Contraloría del Estado (SECOES), que encabeza Rafael del Pozo, un funcionario que ha sido señalado de corrupción, así como la Fiscalía Anticorrupción de Quintana Roo, a cargo también de una de las funcionarias más señaladas porque precisamente hace todo lo contrario, ya que no combate la corrupción y sí la promueve, se trata de Rosaura Villanueva Arzápalo.

También se dio a conocer que la Secretaría de Salud, es la dependencia que más ha entregado dinero del pueblo a proveedores fantasmas, por un monto por más de 67 millones 253 mil pesos y eso aunado al negociazo que les resultó el Covid-19, ya que realizaron carpas tanto en Cancún en Chetumal, que le entregaron a un empresario venezolano que defraudó a empresarios locales, ya que éstos denunciaron públicamente que la Secretaría de Salud le dio los contratos al extranjero, sin que éste tuviera capital, ya que quienes aportaron el dinero fueron ellos y hasta recibieron amenazas de muerte por cobrarle a dicho sujeto.

Más desvíos

Cabe recordar que la Secretaría de Salud de Quintana Roo (SESA) a cargo de Alejandra Aguirre Crespo en su informe del “GASTO DE COVID-19” del 1 de Marzo al 31 de Julio del 2020, reportó que se invirtió en la reconversión del centro de salud de Nicolás Bravo a Unidad de Contención Hospitalaria Covid-19 $ 12 millones 249 mil 544 pesos con 67/100 M.N en insumos, en tan solo 5 meses.

Cuando inició la pandemia a finales de marzo del 2020, el gobernador del estado Carlos Joaquín anunció que el Hospital Comunitario (como así se le conoce) sería adecuado como un hospital de atención de Covid-19, sin embargo, esto no se ha hecho y el lugar permanece cerrado.

Por otro lado, la gente sigue denunciando todas las arbitrariedades que el gobierno ha cometido, tal es el caso de la avalancha de mensajes que copó la transmisión en Facebook que el gobernador Carlos Joaquín hizo en su programa en vivo de todos los jueves, en el cual fundamentalmente habla sobre la pandemia de Covid. Bajo el hashtag #CaravanasQRooSinViáticos, cientos de mensajes le recordaron al gobernador que hay una deuda con las Caravanas de Salud, porque no se les pagan los viáticos desde enero.

Los 56 trabajadores adscritos al programa en las tres jurisdicciones sanitarias del Estado suspendieron actividades para exigir sean cubiertas dichas prestaciones. A cada trabajador se le debe más de 55 mil pesos.

Los trabajadores adscritos a las Caravanas de la Salud, cuyo propósito es llevar atención y servicios médicos dos veces al mes a comunidades que no cuentan con unidades médicas, reconocieron que en estos momentos ya no tienen la capacidad económica para subsidiar sus actividades ya que han tenido que poner de su bolsa para realizar sus actividades.

Reiteraron que cumplieron con su trabajo durante los últimos meses por el compromiso con la gente pero que en estos momentos ya se encuentran en número rojos y la imposibilidad de seguir subsidiando las actividades médicas. Entre los mensajes que le escribieron a Carlos Joaquín, están los siguientes: “Señor gobernador, tome en cuenta la problemática que vive el personal de las Caravanas de Salud, no les han pagado desde enero a la fecha. ¡Auxilio!” Otro mensaje que le “colgaron” al gobernador fue: “Señor gobernador que haría usted sin viáticos. Claro que usted sí los está cobrando. ¿Y por qué a los doctores de Caravanas de Quintana Roo no les andado sus viáticos? Urge solucionar. Los pueblos necesitan de los doctores de las caravanas”.

You may also like