Robo de huevos de tortuga aumenta por pandemia en Quintana Roo

por Redaccion
52 Visto

Por Esto/Yolanda Aldana

La gente se quedó sin empleo y las playas no contaban con tortugueros por lo que aprovecharon para buscar esta opción como alimento. La pandemia generó el aumento en el robo de huevos de tortuga, ya que los hombres creen que les ayuda para intensicar su vida sexual, idea totalmente errónea, ya que el consumo de esta especie es dañino para la salud humana por su alto contenido en grasa y metales, informó la bióloga, Mirian Tzeek.

La representante de la Cooperativa Tulum Sostenible y expresidente del Comité Estatal de las Tortugas Marinas de Quintana Roo, especificó que el año pasado tuvieron un aumento en robo de huevos de tortuga en los nidos, sobre todo en la zona Sur de la entidad, específicamente en Mahahual, donde se rebasó la cifra casi al doble.

En ese sentido, el presidente de la asociación civil Proyecto AAK, Víctor Rosales, no sólo coincidió, sino que detalló que el robo de carne de tortuga en 2019 fue de 5 quelonios, mientras que en 2020 encontraron restos de 10 tortugas.

Mientras que el saqueo de nidos, cada uno de los cuales contiene poco más de 100 huevos, en 2019 fueron 8 nidos alterados, contrario al periodo del 2020 en el que se reportaron 20 nidos atracados, específicamente en la zona sur, Mahahual, en el municipio de Othón P. Blanco.

“Fue muy obvio el incremento, la gente se quedó sin empleo y las playas no contaban con tortugueros para proteger a los quelonios. Sí se vio el aumento y la presencia de la gente que andaba buscando qué comer. Justo hace un mes en la isla Contoy, se registró una tortuga Lora, que es muy raro verla en esta zona y es vista una vez cada 10 años, porque es de estados como Tamaulipas, la cual estaba amarrada en el manglar, justo para ser llevada por la noche por los pescadores, afortunadamente fue rescatada por un tortuguero”, aclaró.

Mirian Tzeek recalcó que el modus operandi es que los cazadores furtivos, las amarran en el manglar para sacarlas por las noches, listas para matarlas. “A diferencia del huevo de gallina, el de tortuga no tiende a cocerse tan rápidamente y no se puede comer cocido, entonces se consume todo crudo, lo cual es un riesgo para la salud humana, pero la gente sigue creyendo que son estimulantes sexuales, pero ya está más que descartado esto”, detalló.

You may also like