Amenaza el Pentágono tomar frontera

por Redaccion
56 Visto

La situación humanitaria en el lado mexicano de la frontera se ha vuelto urgente: miles y miles de migrantes que llegan en espera cruzar la frontera.

El Departamento de Defensa está listo para intervenir en la frontera con México; aunque todavía no ha recibido ninguna petición del Departamento de Seguridad Interior (DHS) en este momento de proporcionar ningún tipo de apoyo en concreto, dijo el portavoz del Pentágono, Pat Ryder.

Miles de migrantes han llegado en las últimas semanas a la frontera ante las expectativas de que fuera suspendido el Título 42, una norma por la que Washington ha estado expulsando indocumentados de manera expedita con el pretexto de la pandemia. Pero, el lunes pasado el Tribunal Supremo paralizó el levantamiento de esa regulación, que estaba previsto para ayer miércoles.

“A todos nos interesa asegurar la frontera, que permanezca segura para todos los implicados”, dijo Ryder.

El portavoz del Departamento de Defensa remarcó que por ahora lo único que tienen son tropas que apoyan la labor de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés). Explicó que esos soldados están en labores de “detección y supervisión” y no se dedican a labores de “aplicación de la ley”, mientras siguen la situación en la frontera.

En El Paso, el alcalde demócrata Oscar Leeser, advirtió el lunes que los refugios al otro lado de la frontera en Ciudad Juárez tienen agotada su capacidad y unos 20.000 migrantes se aprestan a entrar a Estados Unidos.

A pesar de la orden de la corte, la ciudad de El Paso se apresuró a ampliar su capacidad para recibir migrantes al instalar refugios en grandes edificios, y la Cruz Roja traía 10.000 camas.

México ha acordado recibir: Guatemala, Honduras, El Salvador, más recientemente Venezuela y el mismo México.

El gobierno de Biden sigue preparándose para el final de una restricción fronteriza de la era de Trump, incluso después de que el presidente de la Corte Suprema pausara temporalmente el final del programa.

La Casa Blanca dijo a la Corte Suprema que los jueces deberían rechazar una oferta de emergencia de un grupo de estados liderados por el Partido Republicano para mantener en vigor la controvertida restricción fronteriza de la era Trump conocida como Título 42 mientras se resuelven los desafíos legales.

Pero también pidió a la corte que retrasara el fin del Título 42 hasta al menos el 27 de diciembre, citando los preparativos en curso para una afluencia de migrantes y el próximo fin de semana festivo.

El Gobierno de Biden quiere que la Corte Suprema permita el fin del Título 42, pero no al menos hasta dentro de una semana

La administración dijo que los estados, encabezados por Arizona, no tienen derecho legal a impugnar la opinión de un tribunal federal de distrito que había anulado el programa y ordenado su terminación este miércoles.

Texas despliega guardias en la frontera

La situación humanitaria en el lado mexicano de la frontera se ha vuelto urgente: miles y miles de migrantes que llegan en espera cruzar la frontera.

Organizaciones sin fines de lucro de la zona han informado a CNN que los migrantes, en su mayoría procedentes de Venezuela y Haití, viven en las calles, en casas abandonadas y en las aceras, y describen una escena caótica en la que se puede ver a madres con niños hambrientos y enfermos.

En respuesta a la acumulación de migrantes en el lado mexicano de la frontera, la gobernación de Texas está tomando sus propias medidas para prepararse ante una posible oleada.

A primera hora de la mañana de ayer, se vio un despliegue de agentes de la Guardia Nacional a lo largo de la frontera sur en El Paso, Texas. La movilización a lo largo de la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez parece formar parte de la Operación Lone Star del gobernador de Texas, Gregg Abbott, una misión de seguridad fronteriza implementada el año pasado.

Las autoridades fronterizas se encuentran con hasta 1.200 inmigrantes por día en el sur de Texas, dice una fuente

Durante más de un año, Abbott ha desplegado recursos estatales en la frontera entre Estados Unidos y México, incluidos miembros de la Guardia Nacional. La medida supuso una afrenta para el gobierno de Biden y suscitó críticas generalizadas por militarizar la frontera. También alimentó las frustraciones entre los miembros de la Guardia.

El sargento Jason Archer, del Departamento de Asuntos Públicos Militares de Texas, dijo que “la alambrada que se ha colocado es temporal” y permanecerá “un tiempo indeterminado”. Archer dijo que se colocó “para apoyar la aplicación de la ley” y no se hizo en conjunto con la Patrulla Fronteriza.

Por lo general, la Guardia Nacional desempeña una función de apoyo y notifica a la Patrulla Fronteriza si encuentra migrantes, para que los agentes puedan recogerlos. El año pasado, en Del Río, se situaron vehículos militares Humvee a lo largo de la frontera en puntos de observación con soldados asignados a ellos para vigilar la actividad.      El Independiente/Redacción

You may also like