Enfermera de Reino Unido acusada de matar a 7 bebés e intentar matar a otros 10 era una “presencia malévola”: Fiscal

por Redaccion
119 Visto
  • La mujer de 32 años que está siendo enjuiciada por el asesinato de 7 bebés e intentar asesinar a otros 10, con inyecciones de insulina y aire, era una una “presencia malévola” en la unidad neonatal, mencionó el fiscal

Reino Unido

Una enfermera británica enjuiciada por presuntamente asesinar a siete bebés e intentar matar a otros 10, era una “presencia malévola constante” en la unidad neonatal del hospital donde tuvo lugar la ola de asesinatos. Así lo escuchó un tribunal el lunes.

Lucy Letby, de 32 años, ha sido acusada de matar a cinco niños y dos niñas, así como de intento de asesinato de cinco niños y cinco niñas, mientras trabajaba en el hospital Countess of Chester en el noroeste de Inglaterra entre 2015 y 2016.

La policía comenzó a investigar la serie de muertes después de que el hospital notó un aumento en la cantidad de bebés que morían o sufrían “colapsos catastróficos graves” a principios de 2015.

“Los bebés que no habían sido inestables en absoluto se deterioraron repentinamente”, dijo el fiscal Nick Johnson durante las declaraciones de apertura del lunes en el Tribunal de la Corona de Manchester.

A veces, los bebés que habían estado enfermos, pero luego se estaban recuperando, de repente se deterioraron sin razón aparente”.

Muertes y colapsos de 17 bebés

Los fiscales creen que las muertes y los colapsos de los 17 bebés fueron obra de Letby.

Johnson la llamó una “presencia malévola” en la unidad neonatal cuando los bebés morían o su salud se deterioraba rápidamente.

La primera presunta víctima de Letby fue un bebé prematuro que fue asesinado cuando tenía sólo un día en junio de 2015, dijo el fiscal al jurado.

Letby supuestamente inyectó aire en el torrente sanguíneo del bebé, agregó Johnson.

Un experto médico dijo que la razón más probable de la muerte de ese bebé fue el aire que había sido administrado deliberadamente “por alguien que sabía que causaría un daño significativo”.

Cuando se llamó a la policía para investigar los asesinatos de bebés en mayo de 2017, su revisión descubrió que los dos bebés habían sido envenenados con insulina sólo dos días después de nacer, dijo Johnson al jurado.

Los niveles de azúcar en la sangre de los dos bebés habían bajado a niveles peligrosos, pero ambos lograron sobrevivir después de que intervino el personal médico.

La enfermera deshonrada, que se declaró inocente de los cargos de asesinato e intento de asesinato, fue arrestada tres veces en relación con las muertes antes de ser acusada en noviembre de 2020.     Redacción/GH

You may also like