Indocumentados han convertido en un cochinero el centro de Tapachula

por Redaccion
76 Visto
  • La frontera sur de Chiapas es un coladero, donde los extranjeros prácticamente han tomado como rehén a la población de la región

Tapachula, Chiapas

El gobierno federal no está haciendo su trabajo en poner orden en la migración ilegal desde la frontera sur de Chiapas hacia el centro y norte del país, lo que ha dado pie a que cada día se incrementen las caravanas de migrantes que llegan a territorio nacional vía Centroamérica.

Los indocumentados han convertido en cochinero el centro de Tapachula, así lo manifestó en entrevista para el rotativo EL ORBE, Horacio Juárez Salazar, secretario general del Movimiento de Unidad Popular de Izquierda (MUPI), quien señaló que ha habido mucha apatía e irresponsabilidad por parte de las autoridades encargadas de hacer cumplir lo que establece la ley en ese rubro, lo que provoca que los extranjeros venidos de distintos países, «tomen a la ciudad como su rehén».

Agregó que la presencia de miles de indocumentados en los espacios públicos, sobre todo en los mercados y en los parques del centro de la localidad, es intolerable, ya que ellos se han adueñado de esos sitios donde comercializan su venta informal, pero convirtiendo todo en un cochinero, «porque lo toman como excusado público».

También se refirió al gobierno como el principal promotor para que los migrantes lleguen a México, pero no pone orden y no interviene para que el asunto de los migrantes se agilice o se resuelva, a modo de que la presencia de ellos no afecte a la población de los municipios de Chiapas.

Además, como los hacen esperar muchos meses aquellos que prenden regularizar su situación y como tienen hambre, muchos de ellos se dedican a robar o a delinquir, porque no encuentran otra forma de hacerse de recursos para comer.

Mientras las autoridades se acuerdan de sus responsabilidades, este miércoles salió la caravana de migrantes No. 45 que se ha desarrollado en las últimas 10 semanas en Tapachula.

El contingente, conformado por unas 300 personas -la mayoría de ellos venezolanos- enfiló por la carretera costera y pasó los retenes de seguridad y migratorios, sin que nadie los molestara. Caminaron unos 50 kilómetros hasta llegar al domo techado del Barrio Guadalupe, en el municipio de Huixtla. Para un día después, seguir su camino, tal y como lo hicieron las movilizaciones anteriores, que después de recorrer el territorio nacional, ahora buscan entrar a Estados Unidos.    EL ORBE/Nelson Bautista

You may also like