La cápsula OSIRIS-REx de la Nasa aterrizó con las muestras del asteroide Bennu

por Redaccion
84 Visto

La cápsula espacial OSIRIS-REx (Explorador de regolitos de seguridad, interpretación espectral, identificación de recursos y orígenes) aterrizó este domingo por la tarde con muestras del asteroide Bennu. Se trata de la primera misión estadounidense que recolecta una muestra de un asteroide y la trae a la Tierra.

La cápsula aterrizó en el campo de entrenamiento y pruebas de Utah del Departamento de Defensa. Los datos de radar del campo de entrenamiento y pruebas de Utah confirmaron que la cápsula entró en la atmósfera de la Tierra según lo previsto frente a la costa de California. El paracaídas, el más pequeño de los dos a bordo de la cápsula, se abrió después de la entrada atmosférica para ayudar con la estabilidad y luego se separó de la cápsula. El paracaídas principal se desplegó reduciendo la velocidad de la cápsula desde una velocidad hipersónica a aproximadamente 18 kilómetros por hora cuando tocó el suelo.

El equipo OSIRIS-REx se hallaba en el campo para la recuperación de cápsulas. Habiendo recibido las coordenadas precisas de la cápsula de los rastreadores de radar cuando aterrizó, el equipo de recuperación del helicóptero OSIRIS-REx llegó a su lugar de aterrizaje en 20 minutos. Un especialista en municiones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos fue la primera persona en desembarcar del helicóptero. Su tarea era identificar y limpiar el área alrededor de la cápsula de posibles municiones.

La siguiente persona en acercarse a la cápsula fue un ingeniero de Lockheed Martin que inspeccionó el estado de la cápsula y midió los niveles de gas a su alrededor. Llevaba guantes resistentes al calor en caso de que la cápsula todavía estuviera caliente por su interacción con la atmósfera, y una máscara de gas en caso de que la batería de la cápsula estuviera dañada y liberara gases nocivos como el dióxido de azufre.

Para proteger la muestra de una posible contaminación, el ingeniero de Lockheed colocó cubiertas sobre los respiraderos de la cápsula, que están diseñados para dejar entrar aire, a través de un filtro, para ajustar la presión dentro de la cápsula mientras viaja hacia y desde el espacio a través de la atmósfera terrestre. También cubrió el recipiente donde se guardaban los paracaídas (ambos paracaídas se separaron de la cápsula, como estaba previsto). Luego, el resto del equipo se acercó a la cápsula y se dispuso a envasarla para su vuelo a la sala limpia temporal en el campo militar.

Una misión de siete años

OSIRIS-REx emprendió viaje hacia el asteroide Bennu cercano a la Tierra el 8 de septiembre de 2016. El 3 de diciembre de 2018 llegó al asteroide y dos años más tarde ya había recogido con éxito una muestra de Bennu. El 7 de abril de 2021 OSIRIS-Rex completó su último sobrevuelo de Bennu y el 10 de mayo de 2021 emprendió su vuelo de regreso a la Tierra

«Los numerosos logros de OSIRIS-REx demuestran la forma audaz e innovadora en la que se desarrolla la exploración en tiempo real«, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia en la sede de la Nasa. «Tenemos una pieza primordial de nuestro sistema solar de regreso a la Tierra, donde muchas generaciones de investigadores podrán descubrir sus secretos», añadió.

OSIRIS-REx es la tercera misión científica planetaria importante del Programa Nuevas Fronteras de la Nasa, después del lanzamiento de New Horizons en 2006 y del lanzamiento de Juno en 2011. El objetivo de la misión era recolectar una muestra que pesara al menos 60 gramos del asteroide cercano a la Tierra 101955 Bennu (anteriormente conocido como 1999 RQ36) y luego traer la muestra a la Tierra.

La misión, desarrollada por científicos de la Universidad de Arizona, brindará más información sobre cómo se formó el sistema solar primitivo y sobre cómo comenzó la vida. También ayudará a comprender mejor los asteroides que podrían impactar la Tierra en el futuro.

El vuelo a Bennu

Aproximadamente 55 minutos después del lanzamiento el 8 de septiembre de 2016, desde Cabo Cañaveral, Florida, y después de un impulso de la etapa superior Centaur, OSIRIS-REx se separó de su cohete Atlas V y desplegó sus paneles solares. El 9 de septiembre de 2016, la nave espacial cruzó la trayectoria orbital de la Luna a una distancia de aproximadamente 386.500 kilómetros. Tres días después, estaba en órbita alrededor del Sol. A partir del 19 de septiembre de 2016, el equipo de la misión activó todos sus instrumentos científicos.

Los propulsores de maniobra de corrección de trayectoria (TCM) de la nave espacial se dispararon durante 12 segundos por primera vez el 7 de octubre de 2016, para corregir el rumbo. La nave espacial también lleva otros tres conjuntos de propulsores: el sistema de control de actitud (ACS), el motor principal (ME) y los propulsores del conjunto de motor de reacción de bajo empuje (LTR), lo que proporciona una importante redundancia para las maniobras.

Osiris rexEl 28 de diciembre de 2016, la nave espacial realizó su primera maniobra en el espacio profundo (DSM-1), encendiendo el motor principal para posicionarlo adecuadamente para un encuentro con asistencia gravitatoria en la Tierra a finales de 2017. Un segundo encendido, el primero en utilizar los propulsores del sistema de control de actitud (ACS) de la nave espacial, el 25 de agosto de 2017, agudizó aún más su trayectoria al cambiar la velocidad en aproximadamente 19 pulgadas (47,9 centímetros) por segundo.

Aproximadamente un mes después, el 22 de septiembre de 2017, OSIRIS-REx pasó por la Tierra a una distancia de aproximadamente 17.237 kilómetros como parte de una maniobra de asistencia gravitacional que inclinó su órbita para igualar la de Bennu. Durante el encuentro, la nave espacial tomó varias fotografías de alta resolución tanto de la Tierra como de la Luna.

La nave espacial vio por primera vez a Bennu en agosto de 2018, enviando una imagen granulada tomada a una distancia de aproximadamente 2,3 millones de kilómetros. A principios de noviembre de 2018, OSIRIS-REx envió imágenes detalladas que mostraban la forma del asteroide y algunas características de la superficie.

Después de llegar a Bennu el 3 de diciembre de 2018, OSIRIS-REx cartografió el asteroide en detalle mientras el equipo de la misión buscaba un sitio seguro para la recolección de muestras. Uno de los mayores desafíos fue que Bennu tiene una superficie extremadamente rocosa con rocas peligrosas.     Actualidadaeroespacial.com

You may also like