En plena precampaña Israel propina revés a Biden

por Redaccion
46 Visto

El intercambio de mensajes entre el presidente Biden y el premier israelí Benjamín Netanyahu y la respuesta este último, es un enorme revés para el presidente quien ya está desesperado por el rumbo de los acontecimientos en la zona de Gaza, miles de muertos palestinos, buena parte de ellos inocentes y cuya cifra exacta nunca se conocerá

La guerra en Gaza le sigue cobrando facturas al presidente Biden en este año electoral, y éstas serán mucho más caras pues el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu ya dijo un no rotundo tanto a un alto al fuego como a la posibilidad de un Estado Palestino, sobre la ofensiva a la ciudad de Rafah en la frontera sur de Gaza aseguró que seguirá adelante pues tiene una línea roja, y esta es que el 7 de octubre no vuelva a ocurrir.

Esta fue la respuesta a un Biden bastante molesto y desesperado quien señaló que Netanyahu “está dañando más a Israel” en lugar de ayudarlo, y agregó “así que quiero ver un alto al fuego”.

Esto último no ocurrirá y lo que sí aumentarán son las protestas en Estados Unidos por el apoyo de este país a Israel.

El intercambio de mensajes entre el presidente Biden y el premier israelí Benjamín Netanyahu puso en evidencia la enorme debilidad del mandatario estadounidense ante un Israel que presume de contar con un enorme apoyo “silencioso” por parte de los países árabes aunado a su gran capacidad militar y política para dominar a su enemigo palestino.

La respuesta del líder israelí es un enorme revés para el presidente quien ya está desesperado por el rumbo de los acontecimientos en la zona de Gaza, miles de muertos palestinos, buena parte de ellos inocentes y cuya cifra exacta nunca se conocerá, y los problemas logísticos para hacer llegar la ayuda humanitaria sin que los afectados sean blanco de ataque por parte del ejército israelí.

El sábado pasado el presidente Biden señaló que el primer ministro Benjamín Netanyahu estaba “perjudicando a Israel más que ayudar a Israel”, declaración que el premier israelí negó y afirmó que el mandatario estadounidense está totalmente “equivocado”.

En entrevista con Político, el líder israelí advirtió que su prioridad es evitar otro ataque de Hamas semejante al del pasado 7 de octubre, y agregó que la invasión a la ciudad de Rafah, en la frontera sur de la Franja de Gaza sería una “línea roja” para su país: “iremos allí.

No nos vamos a ir … tengo una línea roja, que el 7 de octubre no vuelva a ocurrir”, dijo en un claro desafío al mandatario estadounidense.

El primer ministro israelí dijo también que contaba con el apoyo de los países árabes en la guerra que sostiene contra Hamas, nunca mencionó sus nombres, pero aseguró que están de acuerdo con la ofensiva, “entienden eso, e incluso están de acuerdo con ello en silencio … entienden que Hamas es parte del eje terrorista iraní”, dijo.

Aseguró que la guerra podría terminar en un mes, de “seis o cuatro semanas” dijo según sus cálculos, también aseguró que de acuerdo a sus cuentas han muerto unos 13 000 combatientes palestinos, y que la tasa de muertes civiles se estima entre 1 y 1.5 por cada combatiente, de ahí que el total de muertos, entre civiles y combatientes, son poco más de 26,000, dijo.

Sobre la opción de un Estado Palestino y un alto al fuego, el primer ministro rechazó ambas opciones, lo que le ha provocado fuertes críticas a nivel internacional.

Biden dirigió un duro mensaje el sábado pasado al premier israelí por el creciente número de muertos civiles en Gaza, “tiene derecho a defender a Israel, derecho a seguir persiguiendo a Hamas, pero debe, debe, prestar más atención a las vidas inocentes que se pierden” por las acciones tomadas.

Agregó que Netanyahu “está dañando más a Israel más que ayudar a Israel…es contrario a lo que Israel representa… Así que quiero ver un alto al fuego”, dijo. Sin embargo, ese alto al fuego no llegará, por ahora.

Para el mandatario estadounidense es muy importante no radicalizar a los grupos más progresistas y de izquierda dentro del Partido Demócrata, de acuerdo a las encuestas de Harvard Caps/Harris realizadas el 21 y 22 de febrero pasado, sólo el 38% de los encuestados está de acuerdo con el apoyo que otorga Estados Unidos a Israel.

A la vez, hay muchas protestas por parte de los jóvenes progresistas y en los estados que cuentan con población árabe-estadounidense como Minnesota y Michigan, que exigen al presidente Biden una postura fuerte frente a Israel y que el apoyo a este país se detenga.

Las cosas no están nada bien y le advierten al presidente que le cobrarán la factura en las elecciones.

Uno de los puntos inquietantes colocados por el premier israelí, es la insistencia en que Israel debe tomar el control total de la seguridad de todo el territorio árabe al oeste del río Jordán.

La duda es si lo hace en función de su electorado también, pues debe enfrentar los cuestionamientos internos por los ataques de Hamas el 7 de octubre pasado, o se trata de los objetivos a corto plazo.

Vale preguntarse, ¿cómo verían estos planes una administración más ruda a cargo de Donald Trump? Por mientras, lo más seguro es que la guerra siga adelante y la hambruna en la zona de Gaza ya está a la vuelta de la esquina.

El Independiente/Martha Aguilar     Foto: EFE

You may also like