Actividad humana pone en riesgo a la tortuga marina

por Redaccion
70 Visto

Novedades

Durante 2020, año en que la pandemia redujo la actividad antropogénica en Cozumel, se registró la cifra más alta de anidación de tortugas marinas desde 2001.

La ambientalista Guadalupe Álvarez Chulim viuda de Azueta, dijo que esto es un signo de cómo esta especie es afectada por la presencia del hombre con factores como la contaminación de las costas, construcciones de hoteles, clubes de playa y contaminación lumínica, lo que la pone en riesgo.

Según datos proporcionados por el personal de la Subdirección de Ecología y Medio Ambiente, en ese período se registró una llegada récord de tortugas, ya que fueron marcados siete mil 261 nidos al final de la temporada.

A Quintana Roo llegan cada año a depositar sus huevos cuatro especies de quelonios, de los cuales, dos anidan en Cozumel. Todas ellas se encuentran en el estatus de peligro de extinción, según la NOM059-Semarnat-2001.

Su captura y depredación son delitos federales que se pagan con cárcel. De acuerdo con datos de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (Sema) de Quintana Roo, en sus costas anidan las tortugas blanca (Chelonia mydas), carey (Eretmochelys imbricata), caguama (Caretta caretta) y laúd (Dermochelys coriacea). De éstas, la caguama y la blanca o verde, desovan en las costas orientales de la isla de las golondrinas, mientras que la carey tiene presencia en la zona de arrecifes y pastos marinos, en los cuales se alimenta pero no llega a las playas a depositar sus huevos.

Para la también presidenta de la organización ambientalista Cielo, Tierra y Mar (Citymar), el que exista una cifra tan alta como la reportada el año pasado, en el que la presencia de los habitantes de la isla se vio reducida casi a cero en las zonas de anidación por varios meses, es sólo una muestra de lo perjudicial que es para la naturaleza la actividad del hombre.

En esa parte de la isla hay restaurantes, bares y zonas de playas, lo que provoca la generación de desechos de todo tipo. Edgar Gamaliel Sosa Coral, técnico de campo y responsable del Programa de Protección a la Tortuga Marina en Cozumel (PPTM), dijo que las playas y las dunas inferiores son lugares perfectos para la anidación de quelonios.

Se creía que en 2019 se había registrado la cifra más alta de anidaciones, cuando las estadísticas del Campamento Tortuguero San Martín cerraron con seis mil 303 anidadas de la especie verde, y 210, de la caguama. Sin embargo, el año pasado se disparó a seis mil 928 y 333, respectivamente.

You may also like