Turismo en crecimiento para Tulum, pero también devastación

por Redaccion
53 Visto

La Jornada Maya/Miguel Améndola Foto: La Jornada Maya

Este lunes 27 de septiembre se celebra el Día Internacional del Turismo y el municipio de Tulum vive un auge en esa materia, pero mucha de esta bondad ha sido a costa de la devastación de recursos naturales, los cuales se ven aún más amenazados con los mega proyectos del Tren Maya y Aeropuerto Internacional.

Manuel Jiménez Lavadores, empresario, promotor turístico y ex presidente del Consejo de Promoción Turística de Tulum, mencionó que principalmente la última década y media ha cambiado incluso el turismo que arriba a este destino.

Comentó que llegaba el turista que cuidaba y valoraba la naturaleza y dejaba la derrama económica en las tienditas, panaderías, carnicerías y pequeños hoteles locales porque no había los grandes consorcios o las franquicias de los hoteles y restaurantes.

Añadió que los viajeros de alto poder adquisitivo y conscientes con el medio ambiente han dejado de venir y lo que principalmente se observa es la llegada de visitantes que nada más vienen por las fiestas, pasando de eco-turismo a ego-turismo.

Puntualizó que todo esto de la vida de excesos y nocturna comienza hace cinco años, en 2017, cuando ocurrió el tiroteo en el festival BPM en Playa del Carmen, donde murieron cinco personas y 15 más resultaron heridos.

“Lamentablemente la distribución de droga en cenotes, las playas y hoteles hizo que llegáramos a un turismo de fiesta y ya no hay ese turismo de alto y turismo de bienestar, causando violencia y poca generación de recursos”, expresó.

Referente a la construcción del aeropuerto y el Tren Maya, opinó que desgraciadamente la historia nos enseña que todo progreso tiene un precio y ya lo estamos pagando aquí en Tulum con los robos a casa-habitación, la inseguridad, latifundios, despojo de tierras, violaciones de las leyes, y precisamente esos desarrollos los van a potencializar.

Expuso que todo ello es parte de la responsabilidad de las autoridades federales, pero duda que se tenga un sostén con infraestructura para soportar ambos proyectos. Consideró que en caso de no tener un crecimiento acorde a las necesidades, terminaremos convirtiéndonos en un Cancún y Playa del Carmen con sus errores de planeación.

Por su lado, Adolfo Contreras, expresidente de la Asociación de Hoteles de Tulum, refirió que el boom en el crecimiento turístico se notó en los últimos cinco años con el desarrollo de hoteles de todos los conceptos.

Consideró que la afluencia de turistas norteamericanos es por lo menos el 50% de visitantes, seguido del 30 de Europa, y el resto de Canadá, nacional y demás países. En el aspecto del impacto que va a tener el destino a causa del Tren Maya y el aeropuerto, indicó que se requiere desde ahora infraestructura y servicios para tener el crecimiento acelerado que se espera. El turismo depende de la naturaleza, no al revés.

Karla Acevedo Polo, de la Asociación Tulum Sostenible, puntualizó que ocurre una serie de inconsistencias en los ordenamientos para un desarrollo urbano y ambiental adecuado. Señaló que los instrumentos regulatorios actuales están obsoletos y completamente rebasados, aunado que uno de los más grandes problemas es que no se aplica y no hay un un esquema de vigilancia para el cumplimiento de estos programas de ordenamiento.

“Es bastante obvio que las construcciones rebasan lo que tienen permitido y no respetan las áreas de preservación, entonces por eso se da la sobreexplotación de programas como el PDU, POEL, entre otros”, declaró.

Dijo que todo lo anterior ha propiciado una gran cantidad de inconformidades no solo de ambientalistas sino de grupos como por ejemplo el Colegio de Ingenieros y Arquitectos que ha expuesto toda una argumentación técnica de las incongruencias, las faltas que se cometen en contra los instrumentos ya existentes y hasta la intención de cambiar los reglamentos para permitir desarrollos devastadores, como lo hizo el actual gobierno de Víctor Mas Tah al aprobar el Programa Municipal de Ordenamiento Territorial, Ecológico y Desarrollo Urbano Sustentable del Municipio (PMOTEDUS), pero que instancias federales echaron para atrás.

La ecologista hizo especial mención al Plan de Ordenamiento Ecológico Local (POEL), en el cual estuvieron trabajando por alrededor de 10 años con reuniones con diferentes sectores representativos, pero dicho instrumento se quedó frenado pese a que se presentó y aprobó en el cabildo.

“Se aprobó en Cabildo el POEL, pero se quedó ahí esto es un instrumento que ya se trabajó, que no está vigente porque no se le dio todo el proceso que debió seguir hasta su publicación en el Periódico Oficial porque es un ordenamiento ecológico en un lugar natural, más aún porque estamos en una zona de gran dependencia de los recursos naturales porque la economía no está basada en el turismo, el turismo está basado en los recursos naturales y culturales históricos”, aseveró. También declaró otra norma que es directriz para los planes de crecimiento ordenado, es un Atlas de Riesgos, algo que en esta administración tampoco se le dio la atención y avance correspondiente.

You may also like