Despojo de terrenos en la costa de Yucatán: prestanombres y actas falsificadas

por Redaccion
111 Visto
  • La operación de funcionarios del gobierno anterior para adjudicar a título gratuito predios en la costa de Yucatán se hizo ante la pasividad de las autoridades

El diputado federal Mario Xavier Peraza Ramírez y los exalcaldes de Dzilam Bravo y Celestún, Julio Abraham Villanueva Rivero y Santiago Leonel Rosado Mena, se apoderaron de 10,594 metros lineales de playa de esos municipios en 2016, a la vista y paciencia de autoridades del gobierno anterior, que no intervinieron para impedirlo.

Estas personas, a las que ya se les identifica como integrantes de la “mafia inmobiliaria de la costa”, se apropiaron de esos predios, según muchos indicios, como publicamos el domingo 5 de junio, mediante la creación artificial de lotes catastrales sobre terrenos nacionales, para convertirlos, fuera de la norma, en predios del fundo legal de esos dos municipios.

De este modo, mediante la falsificación de actas de Cabildo y, en algunos casos, a través de sesiones de Cabildo amañadas, los alcaldes de Dzilam de Bravo y Celestún en el período 2015-2018, adjudicaron “a título gratuito” 74 predios, supuestamente del fundo legal —la mayoría ubicados en la playa—, a favor de compañías fantasmas o prestanombres vinculados con Peraza Ramírez y sus socios.

¿Qué dice la ley sobre la adjudicación gratuita de un predio?

De acuerdo con la Ley de Gobierno de los Municipios del Estado de Yucatán, la adjudicación gratuita de un predio del municipio requiere el compromiso de la persona beneficiada de construir allí una casa de interés social.

Si se trata de personas morales, éstas deben documentar su intención de fomentar proyectos sociales y económicos, generadores de empleo, en el terreno.

En este caso, esto nunca se cumplió.

Los exalcaldes, en contubernio con Mario Peraza Ramírez, diputado federal del Distrito II por la coalición PVEM-Morena-PT, adjudicaron a título gratuito miles de metros lineales de playas —con un alto valor comercial al día de hoy—, en algunas ocasiones a otras personas, a precios simulados, y en otras a ellos mismos y a sus amigos y familiares, que se quedaron con los predios obteniendo cuantiosas ganancias sin impulsar ni un proyecto de desarrollo económico, como marca la ley.

“Justificación” para el despojo

Un caso, de muchos, que muestra la magnitud del despojo, ocurrió el 20 de mayo 2016.

En esta fecha, mediante escritura levantada por el escribano público de Ucú, Albert Yadir de Jesús Córdova López —separado de su cargo por el gobierno del Estado en enero de 2019, acusado de corrupción—, el Ayuntamiento de Dzilam Bravo, representado por el alcalde Villanueva Rivero y la secretaria de la Comuna, Carmen Trejo May, adjudicaron a título gratuito cuatro valiosos predios a la empresa Alimentos Procesados Peninsulares, S.A. de C.V., de Jorge Carlos Rodríguez Castillo.

Estos predios corresponden a los siguientes lotes catastrales de Dzilam Bravo:

Predio 4258, con 282 metros lineales de playa

El número 4264, con 17

Predio 4265, con 82 metros de playa

Lote 4267, con 102 metros de playa.

Dos de estos predios, los lotes 4264 y 4265, fueron desincorporados del municipio, supuestamente, y adjudicados gratuitamente en las sesiones extraordinaria de Cabildo del 18 y 19 de mayo de 2016.

De los otros dos predios, no se sabe la fecha de las sesiones donde se habría aprobado su desincorporación.

La justificación de las autoridades de Dzilam de Bravo para autorizar la adjudicación gratuita de esos predios, con 483 metros de playa en conjunto, se basó en el compromiso de la empresa beneficiada de realizar proyectos con “fines de carácter social, generación de empleos y desarrollo económico”.

Prestanombres involucrados

Sin embargo, datos recabados demuestran que nunca se impulsaron proyectos de desarrollo en esos cuatro lotes.

Por el contrario, tres de los lotes, los marcados con los números 4258, 4265 y 4267, pasaron a propiedad el chiapaneco Julio César López y de sus hijas Carina Guadalupe, Mitzi Karen y Cristina Guadalupe López Roldán, considerados prestanombres de Peraza Ramírez y socios.

El lote 4264, con 17 metros de playa, ubicado en la prolongación de la calle 11, de Dzilam de Bravo, a la salida de la carretera a Santa Clara, quedó en manos de la entonces esposa de Peraza Ramírez, Karina Márquez Dogre, a quien también después le adjudicaron otros predios.

Los presuntos responsables del despojo en la costa: Julio Abraham Villanueva (exalcalde de Dzilam de Bravo), Mario Peraza Ramírez (exdirector del Catastro) y Leonel Rosado Mena (exalcalde de Celestún)

Pero algo más grave se descubrió en el caso de los terrenos cedidos gratuitamente a la empresa Mayan Woods, S.A. de C.V., de José Luis González González, por el exalcalde Julio Abraham Villanueva Rivero.

En el período de Julio Villanueva Rivero como presidente municipal se inscribieron, el 22 de abril de 2016, en el Registro Público de la Propiedad, la adjudicación de los lotes 4243, 4444, 4445 y del predio ubicado en la calle 11, número 199-D, de Dzilam Bravo.

Sin embargo, la adjudicación de estos terrenos habría sido aprobada, supuestamente, según las actas de Cabildo respectivas, en marzo de 2014 por el antecesor de Villanueva, Pedro  Castillo Reyes, aunque él asegura que esas actas son falsas.

Especulación

En conjunto, los cuatro predios suman 483 metros de playa y su adjudicación se aprobó con el mismo argumento: para “fines de carácter social, generación de empleos y desarrollo económico”.

Estos lotes permanecen ociosos hasta ahora, en poder de Mayan Woods, que también fue beneficiada en Celestún, por otro integrante de la “mafia costera”: Leonel Rosado Mena.

Este exalcalde permitió la inscripción en el Registro Público de la Propiedad, a nombre de esa compañía, el 22 de junio de 2016, de los lotes 3859, 3860 y 3870, de Celestún, con 1,714 metros de playa en conjunto. Aquí, igualmente, la adjudicación gratuita aparece aprobada supuestamente por su antecesora Rosa Alba Acosta Narváez, aunque persiste la sospecha sobre la legalidad de las actas de Cabildo respectivas.

Estos tres lotes continúan en posesión de Mayan Woods, que no ha impulsado allí ningún plan de desarrollo económico.         Diario de Yucatán

You may also like