La ruta del sargazo y su impacto en dos continentes

por Redaccion
136 Visto
  • Masivas islas flotantes de sargazo recorren 10 mil kilómetros desde África hasta América, alimentadas por fertilizantes de la industria agrícola

México es uno de los países que sufre el recale de sargazo de forma masiva, aunque este es un problema que afecta a varios países de África y América. El recale masivo se ve en Venezuela, Estados Unidos, República Dominicana y el Caribe, debido a que su tránsito por el océano es circular.

“El sargazo viene del Mar de los Sargazos, que es una región que está más o menos a la altura de las Bahamas, un poco más hacia el este. Allí se concentra una gran cantidad y después por las corrientes se va hacia la costa oeste de África donde se desarrolla.

En esta zona también recala el sargazo y afecta a varios países, sobre todo en la altura del Golfo de Guinea”, explicó el hidrobiólogo Esteban Amaro, fundador de la Red de Monitoreo de Sargazo de Quintana Roo.

Los países que se encuentran en el Golfo de Guinea son Guinea, Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Benín, Nigeria, Camerún y Guinea Ecuatorial, y muchos de estos países han visto ya el recale masivo en sus costas.

De África a América

Después de llegar a África hay una corriente marina muy fuerte, la corriente norecuatorial, que se encarga de mover el sargazo, atravesando todo el Atlántico y dejándolo en la zona norte de Brasil.

Al llegar a América, el alga se encuentra con la desembocadura de muchos ríos que arrastran nutrientes por el uso de fertilizantes en la agricultura, lo que incide en el desarrollo de las algas.

“Al llegar a Brasil se encuentra con la desembocadura del río Amazonas, en Venezuela el río Orinoco y de Colombia el río Magdalena. Acarrean muchos sedimentos y muchos nutrientes al agua, entonces en esa región el sargazo se desarrolla de una manera muy importante”, dijo.

Además esa zona en particular es muy caliente, señaló el hidrobiólogo. La temperatura ronda los 28 y 29 grados centígrados en la superficie todo el tiempo, favoreciendo también el desarrollo exponencial del sargazo.

La corriente del Caribe se encarga de acarrear el sargazo y lo ingresa al Mar Caribe por las Antillas Menores y lo distribuye hasta ocupar prácticamente todas las islas de esta zona del Océano Atlántico, con recales que son incluso mayores a los que se ven en zonas costeras de Quintana Roo.

“Acarreado por la corriente del Mar Caribe el sargazo se mete por las Antillas Menores, a la altura de donde están las islas Barbados, Dominica, Martinica, Guadalupe, y todavía sigue un recorrido atravesando todo el Caribe hasta llegar a las costas de la Península de Yucatán”.

Según los datos que maneja la página del monitoreo de sargazo mundial, tan sólo este año se han visto afectados los siguientes territorios en América: Trinidad y Tobago, Venezuela, Barbados, Santa Lucía, Martinica, Islas Guadalupe, Antigua y Barbuda, Anguilla, Islas Vírgenes, República Dominicana, Jamaica, Islas Caimán, Cuba, Alabama y Florida, en Estados Unidos, y Quintana Roo, en México.

“El recorrido desde África hasta la península de Yucatán es de más de 8 mil 500 kilómetros, después recorre la corriente del Golfo de México que son más de mil kilómetros y nuevamente sale por Florida hasta llegar nuevamente al Mar de los Sargazos en un recorrido de 10 mil kilómetros”, dijo Esteban Amaro.

Punta Cana, Puerto Rico, Barbados, Jamaica y otros destinos del Caribe son los primeros en ser impactados por las cantidades masivas de algas. En mayo se registraron cerca de 14 mil millones de toneladas flotando en el Atlántico. La Verdad/Ángel Balán, Gerson Pech y Paco Marín

You may also like