México, la “válvula de escape” de EU

por Redaccion
98 Visto
  • Los reclamos republicanos

Geopolítica     Martha Aguilar El Independiente

México es hoy “la válvula de escape” de Estados Unidos en materia migratoria, pues le sirve como receptor de la inmigración “indeseable” a la vez que le ayuda a bajar las presiones de los republicanos quienes califican este fenómeno como una “invasión”.

El presidente López Obrador se comprometió a recibir hasta 30 mil inmigrantes, a la vez que hará el “trabajo sucio” de convertir en un calvario el viaje a pie de las caravanas. ¿Será esta ayuda suficiente para Estados Unidos, y a cambio de qué se hace este favor? Es probable que el interés de dejar la política energética tal y como está sea el móvil de este “arreglo”. Dicen que las coincidencias no existen, pero ahí está el “most wanted” de Ovidio y el “quédate (a fuerza) en México”.

En migración, Estados Unidos y México vuelven a caer en lo de siempre: la administración Biden con una política migratoria más estricta y selectiva, a la vez que establece las reglas para permitirse una expulsión rápida, eso sí, contando con la ayuda del buen “amigou” México, para recibir hasta 30 mil expulsados cada mes de Cuba, Nicaragua, Venezuela y Haití, al cabo son sus países “hermanos”.

Los dos países se vuelven cómplices de un toma y daca de inmigrantes, esto para evitar asumir una verdadera reforma migratoria en Estados Unidos y tratar de bajar las presiones internas por parte de los republicanos. En este contexto, ahora México se convierte en la “válvula de escape” para el gobierno de Biden en materia migratoria, al recibir todo ese flujo de personas indeseable en su territorio, con las consecuencias de seguridad y humanitarias.

Hace unos días, antes de iniciar su visita a México, el presidente Biden anunció que su administración permitiría hasta 30 mil migrantes cada mes, provenientes de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Haití siempre y cuando soliciten legalmente la entrada a Estados Unidos.

Este cambio se produjo justo cuando el gobierno estadounidense se encuentra sometido bajo una enorme presión debido a la llegada de grandes caravanas de esos países. El colmo fue cuando en diciembre pasado, un grupo de casi dos mil personas cruzaron la zona del río en Texas. El presidente Biden advirtió que se tomarían medidas más estrictas para “aquellos que intentan venir sin un derecho legal para quedarse… Si trata de organizar un viaje para salir de Cuba, Nicaragua o Haití, o arregla un viaje a Estados Unidos, no lo haga, no se presente en la frontera”, dijo. Varios defensores de migrantes se quejaron de que estos cambios representan nuevas restricciones sobre el derecho a solicitar asilo. Human Rights First calificó estas medidas políticas como “una vergüenza humanitaria” y afirmó que no debería restringirse ese derecho que tienen las personas de buscar refugio en Estados Unidos.

Ahora, en cuanto a la condición del gobierno de Biden de solicitar el ingreso legal desde su país de origen, a través de una app en el teléfono celular, cabe recordar que es común que en los países autoritarios el acceso a Internet está bastante controlado. Así que realizar esa solicitud por medio de un celular, si se tiene éxito, será como sacarse la lotería. Además, las nuevas reglas exigen, junto con la aplicación en línea, contar con un patrocinador, pariente, grupo o iglesia sin fines de lucro, pasar por un control de seguridad y pagar un vuelo. De cumplir con estos requisitos pueden vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

Los reclamos republicanos.

En la visita que Biden realizó a El Paso, Texas este domingo, el gobernador del estado, Greg Abbott le entregó una carta donde le expone el “caos” en la frontera y lo responsabiliza por no hacer cumplir las leyes federales. El texano en su carta, reclama al mandatario que su visita a la frontera llega “20 mil millones de dólares después y 2 años más tarde…su visita evita los puntos donde ocurren los cruces de inmigración ilegal” y acusa de que a “ustedes no les interesa detener la inmigración”. Y en un reclamo mordaz, aseguró que el presidente abordó una “versión sanitizada” de El Paso, pues el alcalde demócrata, Oscar Leeser mandó remover los campamentos de inmigrantes, de acuerdo a El País. Y según Los Angeles Times, Kevin McCarthy (con todo y sus abolladuras recibidas en la Cámara de Representantes) calificó la visita del mandatario como una “sesión fotográfica” a la vez que advirtió en Twitter, que la mayoría republicana exigiría al gobierno que “rindiera cuentas por crear la crisis fronteriza más peligrosa en la historia de Estados Unidos”.

Cabe recordar que los republicanos le insistieron al mandatario que visitara la frontera, la última vez fue en diciembre pasado. Y como fueron ignorados, entonces la emprendieron contra el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, a quien tienen en la mira para aplicarle un juicio político que traen entre manos.

Así, se le van juntando los roces con los republicanos, y al parecer éstos serán más fuertes en la medida en que se aproxime el 2024 y después de la dura embestida que dieron los miembros de la ultra derecha para doblar a McCarthy y obligarlo a asumir una postura más contundente frente a la administración Biden, de ahí que el tema migratorio estará en el centro de atención del partido opositor. ¿Cuál será el papel de México? Si antes Estados Unidos era la válvula de escape para el eterno desempleo en México, ahora éste se convierte en esa válvula al recibir a unos 30 mil “hermanos” (también cada mes) expulsados del vecino país, tal fue el compromiso del presidente López Obrador.

Además, está el papelazo de “hacerle la vida pesada” a los inmigrantes que cruzan a pie el país, algunos noticieros han captado el “papelón” que hacen los agentes de migración mexicanos al bajar a los viajeros provenientes de países del sur, y prohibirles seguir en transporte. Si quieren seguir lo harán a pie, con el riesgo de hasta perder la vida, y si llegan a la frontera, pues dejarlos pasar para que la “migra” los expulse. Así entre el Título 42, las nuevas disposiciones del presidente Biden de aplicar por celular, la única alternativa que les queda a esos fugitivos de la miseria es “friégate en México”, por decirlo de la manera más decente.

You may also like