Califica AMLO las MIA como nido de corrupción

por Redaccion
69 Visto

Luces del Siglo

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la prohibición de los permisos llamados Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) por considerar que “sólo son una farsa; es nada más para que tengan trabajo los amigos y para hacer negocio”, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales no sólo continúa exigiendo este requisito, sino que lo promociona de manera destacada en su portal oficial.

Fue desde el inicio de su sexenio y de manera más reciente en su conferencia de prensa del jueves 16 de diciembre realizada en Palacio Nacional en donde López Obrador sentenció que la MIA se instauró en anteriores administraciones, en la época del neoliberalismo.

“Con esta Manifestación de Impacto Ambiental, MIA, había dinero de por medio, trabajaban en la secretaría y tenían despachos privados. ‘¿Quieres que te demos la MIA? Yo te recomiendo de que busques a unos expertos en medio ambiente en este despacho, ahí te pueden hacer el trabajo’. Y ahí hacían los estudios y se autorizaba.

“Y tengo pruebas de lo que estoy diciendo, de la corrupción que prevalecía y no dudo de que siga habiendo, pero estamos limpiando. Entonces, no es que no nos importe el medio ambiente; al contrario, nos interesa mucho, lo que no queremos es que medren, que saquen raja de estas causas de defensa del medio ambiente”, aseveró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En los últimos 11 años (2010-2021), la SEMARNAT ha recibido el trámite de 76 mil 698 solicitudes de Manifestación de Impacto Ambiental en todo el país, de las que seis mil 531 se mantienen sin concluir, mientras que en Quintana Roo (en el mismo lapso) se han realizado tres mil 661 peticiones en el mismo sentido, de las que 302 se encuentran en proceso de ser validadas, de acuerdo al sitio de internet de consultas públicas de la dependencia.

Asimismo en la página web de la Secretaría de Medio Ambiente del gobierno de la llamada Cuarta Transformación, cuya titular es María Luisa Albores González, se tiene activo un banner dinámico en donde se dan los pormenores del llamado Manual de Divulgación para exhortar a los interesados a cumplir con dicho trámite en el que, a diferencia del presidente de México, esta dependencia ve en la MIA “una promesa, un compromiso a futuro para asegurar que siempre nos apegaremos a las mejores prácticas y las tecnologías más limpias a las que tengamos acceso”.

Por ello, la Semarnat asegura que “debemos pensar en las MIA como un acto cívico de cuidado de nuestros semejantes y de la única casa común que habitamos: la Madre Tierra… es un documento con base en estudios técnicos con el que las personas (físicas o morales) que desean realizar alguna(s) obra(s) o actividad (es), analizan y describen las condiciones ambientales previas a la realización del proyecto con la finalidad de evaluar los impactos potenciales que la construcción y operación de dichas obras o la realización de las actividades que pudieran causar al ambiente, definen y proponen las medidas necesarias para prevenir, mitigar y/o compensar los impactos ambientales generados por el proyecto”.

Y hasta cuenta con el área responsable: Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la SEMARNAT, para determinar si el proyecto es ambientalmente viable o no y de resultar positivo el permiso, el interesado desembolsa entre 300 mil y 800 mil pesos, y para hacer obligatorio este trámite, invita a los particulares “que quieran desarrollar proyectos contraten a grupos de profesionistas o empresas acreditadas para elaborar una MIA, ya que de no hacerlo, se podría incurrir en el error de omitir información, o bien, de no realizar los estudios adecuados y/o necesarios (análisis de vegetación y fauna, estudios geológicos, hidrológicos, etc.).

Es decir, que continúa con esa actividad denostada por López Obrador. Para la SEMARNAT, existen cuatro tipos de Manifestación de Impacto Ambiental: Regional (MIA-R) y Particular (MIA-P) y si presentan estudios de riesgo se clasifican como MIA-P y MIA R, con riesgo y sin riesgo ambiental.

You may also like