Terreno kárstico, mayor adversidad del Tren Maya en la Península de Yucatán

por Redaccion
36 Visto

El espeleólogo quintanarroense, Roberto Rojo, indicó que es importante prevenir cualquier afectación a sistemas subterráneos en los trabajos de los tramos del Tren Maya en Quintana Roo

Por Esto/Carlos Hernández

El costo elevado de los predios, terreno kárstico y destrucción del ecosistema, además del crecimiento urbano acelerado, son los principales problemas a enfrentar para la construcción del Tren Maya en Quintana Roo.

En entrevista con Roberto Rojo García, miembro del Círculo Espeleológico del Mayab, advirtió que los temas respecto al proyecto del Tren Maya se tienen que tratar de la mejor manera. “Nada es completamente bueno o malo, todo es una suma de partes y hay que atender cada una de ellas”, señaló.

Rojo García mencionó que este megaproyecto encabezado por el Gobierno Federal consta de tres etapas adversas: compra-venta de los terrenos previo a la construcción, afectación durante la construcción (donde están involucrados cuevas y cenotes) y problemas a futuro debido al crecimiento urbano acelerado.

Advirtió que previo a la construcción del Tren Maya, muchos propietarios de los terrenos, a lo largo de la ruta, elevaron los costos de venta. “Comenzó la transacción de muchos lugares previendo el crecimiento que habrá alrededor de este megaproyecto, lo que pone en riesgo sitios que deberían conservarse”.

Consideró que en Quintana Roo hay una de las últimas selvas saludables de México. “Históricamente hemos perdido más de 80 a 90 por ciento de su vegetación original, pero la entidad conserva una buena porción del ecosistema en buena calidad, que es hábitat de especies de flora y fauna, como el jaguar, en Playa del Carmen”.

Afectación durante la construcción

Advirtió que el Tren será construido en terreno kárstico. “Toda la Península de Yucatán está constituida de rocas calizas o carbonatadas, que en la mayor parte de su historia han estado bajo el mar y emergieron hace unos millones de años”.

Explicó que una vez que la roca caliza se expone al medio ambiente comienza en un proceso de disolución. “Cada vez que llueve, la roca se deslava un poco más; eso es un proceso constante y por eso tenemos tantas cuevas y cenotes en esta región. Los cenotes y cuevas son colapsos; estamos viviendo en riesgo de colapso, hablo de fenómenos geológicos que son muy grandes, pero un ejemplo es la zona urbana de Playa del Carmen donde hay más de 300 cavernas y cenotes”.

El derrumbe en la carretera Cancún-Playa del Carmen, que se acaba de reparar y otro en la Zona Sur, hacia Tulum, que no se ha podido rehabilitar, “pudieron haber estado inmóviles, intactos por cientos o miles de años, pero mientras más metamos construcción y vibración, la roca caliza cede ante el peso y movimiento”, ejemplificó.

“El Tren va a encontrar pruebas en el camino, eso lo sabemos, pero los trabajos tienen que hacerse de la mejor manera posible, que es comprendiendo y entendiendo los sistemas subterráneos, respetándolos al máximo y poner este respeto como prioridad, porque se afectan otros ecosistemas y nuestra existencia misma en la región, porque son sistemas que dan vida en la zona, muy importantes, que conectan la selva con los manglares, la zona costera y el arrecife”, puntualizó.

Destacó que en el proyecto férreo se sabe qué sistemas subterráneos va a atravesar, por lo que tienen que prevenir cualquier afectación al respecto. Impacto a futuro Rojo García advirtió que Quintana Roo ha tenido un veloz crecimiento en las últimas décadas, principalmente en la Zona Norte, como Cancún y Playa del Carmen, por lo que el Tren Maya creará aún más el desarrollo de núcleos urbanos, ciudades y pueblos.

“El proyecto fomenta un mayor número habitantes en estos lugares. Actualmente estamos viviendo en la línea de carga de los ecosistemas que están afectados por nuestras acciones, lo que llevará a su destrucción y contaminación, principalmente el acuífero, así como su sobreexplotación, situación que se va a potenciar en el futuro”. Lo vamos a ver dentro de 10 a 40 años.

Tenemos la oportunidad de prever toda la afectación y de hacer las cosas de manera inteligente, razonada y en previsión posible a futuro, si no, estamos en peligro de perder lo más importante que tenemos en Quintana Roo: nuestros recursos naturales, nuestra bella naturaleza, nuestros ecosistemas y no podemos darnos el lujo de perderlos, porque perderemos todo en esta región”, enfatizó.

Destacó que, a nivel nacional, Quintana Roo tiene 4 mil 502 cuevas y cenotes, “somos el estado que más tiene. El país se acerca a las 11 mil 500 cuevas y en la entidad tenemos 3 mil 500 de ellas”, comentó. Sin embargo, explicó que estas cuevas son las que se conoce, ya que falta mucho terreno por explorar. “En Yucatán se tienen registrados cerca de 3 mil cenotes, se estima que hay 10 mil, lo que llevará décadas descubrir”.

Destacó que una de las selvas más grandes en el estado es la Reserva Ecológica del Sian Ka’an. “Atrás de Playa del Carmen tenemos jaguares que están acercándose al basurero a comer, así como tlacuaches, mapaches y otras especies”.

Dijo que en los alrededores de Playa del Carmen hay las mejores selvas conservadas del país “y estamos devastándolas con nuevos desarrollos inmobiliarios que no dejan ni un sólo árbol en pie y tenemos registro; están acabando con la vegetación original de Quintana Roo y esto es sumamente peligroso”, advirtió.

Habrá 107 pasos ganaderos

De acuerdo con el reporte semanal 41 de avance del Tren Maya, éste contará con 107 pasos ganaderos a lo largo de la ruta y ha generado 77 mil 637 empleos en los primeros cuatro tramos de construcción, que van de Palenque-Escárcega a Izamal-Cancún. En los tramos 1 al 4 cuenta con actividades de drenaje longitudinales, elaboración de plantillas, habilitado de acero y colocación de concreto para obras de drenaje transversal.

El informe destacó la construcción del muro de contención del paso ganadero ubicado en la carretera Kantunil-Cancún y que es uno de los 107 pasos a lo largo de todo el proyecto, mismos que ayudarán a las comunidades a mantener la conexión y permeabilidad a lo largo de la ruta del tren.

You may also like