Airbnb destaca aporte económico de rentas vacacionales en Quintana Roo

por Redaccion
59 Visto
  • Los usuarios de la plataforma de hospedaje Airbnb en Quintana Roo contribuyeron con 16,124 millones de pesos al PIB estatal, cubriendo 5,810 millones de pesos en sueldos, salarios y otros ingresos laborales en una variedad de sectores

Los turistas que contrataron hospedaje en el estado a través de la plataforma Airbnb gastaron alrededor de 26,000 millones de pesos mexicanos (1,300 millones de dólares) en negocios locales del estado durante el 2021, sin incluir los gastos en reservaciones de estancias.

Así lo dio a conocer la propia plataforma, la cual añade que los usuarios de esta modalidad de hospedaje en Quintana Roo aportaron directamente 16,124 millones de pesos (806.2 millones de dólares) al Producto Interno Bruto (PIB) del estado y cubrieron 5,810 millones de pesos (290.5 millones de dólares) en sueldos, salarios y otros ingresos laborales en una variedad de sectores.

Las cifras fueron dadas a conocer en el marco del Día Mundial del Turismo, según las cuales esta nueva modalidad de hospedaje respalda un total 32,900 empleos en la entidad, además de que 45% de quienes rentan un inmueble a través de esta plataforma son mujeres.

“La participación de los anfitriones y huéspedes en Airbnb dentro de la actividad turística de México tiene un papel económico cada vez más relevante. Los anfitriones actúan como promotores de los comercios y emprendimientos de sus comunidades al recomendarlos a sus huéspedes y eso luego se refleja en los números que se comparten hoy”, comentó Ángel Terral, director general de Airbnb para México, Centroamérica y el Caribe.

“Esta actividad estimula empleos e ingresos para diferentes sectores, tanto para los anfitriones en Airbnb como para diversos rubros más allá del alojamiento, como restaurantes, tiendas, museos y transporte ayudando a llevar los beneficios económicos y sociales del turismo a todos los rincones de las comunidades que los anfitriones llaman su hogar”, agregó.

Asimismo, añadió que el impacto económico de este tipo de hospedaje está sustentado en los miles de anfitriones en Airbnb. A nivel nacional los huéspedes en la plataforma generaron una actividad económica de 94 millones de pesos (4.7 millones de dólares) durante el 2021 (sin incluir gastos en reservaciones de estancias), equivalente al 3.1% de la actividad turística directa total del país en ese año.

Esta inversión aportó directamente 58,000 millones de pesos (2,900 millones de dólares) al PIB, cubrió 22,000 millones de pesos (1,100 millones de dólares) en sueldos, salarios y otros ingresos laborales en una variedad de sectores y respaldó 97,000 empleos en todo México.

Además, por cada dólar gastado en alojamiento, los huéspedes gastaron 3,9 dólares adicionales en otros negocios durante su viaje. Agencias se unen a la tendencia. Ante el auge de las rentas vacacionales, grandes agencias de viaje en línea como Best Day han comenzado a comercializar la oferta de casas en renta a través de sus canales de venta a nivel internacional.

Tan sólo en la zona norte de Quintana Roo existen más de 40,000 unidades en renta vacacional que compite directamente con la hotelería tradicional. La agencia en línea asegura que desde el 2020 las rentas vacacionales han tomado mayor popularidad a nivel mundial por la posibilidad de trabajar y estudiar vía remota, combinando los viajes de trabajo con los de placer, lo que implica estancias más largas.

En ese sentido, Best Day agrega a su portafolio la posibilidad de reservar rentas vacacionales, con 390,000 propiedades disponibles alrededor del mundo, informó la empresa. En México, asegura, los destinos preferidos, se encuentran Cancún, Tulum, la CDMX y Puerto Vallarta.

Además, los viajeros pueden acceder a 50,000 alojamientos en diversas ciudades de Latinoamérica, donde los más solicitados son Río de Janeiro y Florianópolis en Brasil, así como Buenos Aires y Punta Cana.

Quienes deseen viajar a otros continentes, cuentan con 335,000 opciones disponibles en diversos destinos, entre los que se destacan Londres, Orlando, Roma y Dubai.        El Economista/Jesús Vázquez

You may also like