Internet; una trampa peligrosa para niños y adolescentes

por Redaccion
73 Visto
  • El Maestro Cándido Pérez Hernández, coordinador del área de investigación de Early Institute, alertó que la situación que viven los menores de edad en México es grave.

Hoy más que nunca, la niñez en México y en el mundo se encuentra expuesta a muchos peligros, no solo en las calles, sino -incluso- dentro de su entorno familiar.

Uno de estos riesgos que ha crecido de manera alarmante, es el que sufren los niños, niñas y adolescentes que utilizan internet.

De acuerdo con un estudio de la Fundación de Vigilancia de Internet (Internet Watch Foundation, creada en Reino Unido), durante la primera mitad de este año, a nivel mundial se han creado 20 mil páginas web con imágenes de abuso sexual infantil. Cerca de 56 mil de estas, son contenido explícito generado por niños y niñas de 7 a 10 años.

En comparación con el periodo 2019 – 2021, el incremento ha sido de 360 por ciento, lo que pone en evidencia que la población infantil está siendo manipulada y extorsionada por criminales cibernéticos para generar este tipo de imágenes o videos.

Ante esta situación, algunos especialistas como los que integran Early Institute, han implementado una campaña de información para alertar a los padres o tutores de los menores para evitar que sean violentados a través de internet.

En entrevista con Infobae México, el Maestro Cándido Pérez Hernández, coordinador del área de investigación de Early Institute y quien desde hace más de tres años estudia la violencia sexual infantil desde un enfoque complementario como forma de violencia y como delito, aseguró que la situación en México es grave.

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA SEXUAL INFANTIL EN LÍNEA?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), este tipo de violencia la define como ciberacoso la cual comprende todas las formas de violencia que ocurren en el contexto de internet.

Pero para el Maestro Pérez Hernández, la violencia sexual en línea es toda forma o situación en la que se expone de forma repetida y a veces prolongada a conductas negativas, generalmente relacionadas con alguna forma de violencia a una o varias personas.

Esto puede ir desde un mensaje ofensivo, insultos o algún tipo de burlas, hasta recibir mensajes de tipo sexual o incluso, mediante identidades falsas, solicitar algún tipo de imagen o video o incluso, cuando ya se está en situaciones mucho más graves, el acoso sexual va más allá la propia red social o más allá de internet y pasa a la vida real.

El especialista de Early Institute destacó el estudio realizado por la Internet Watch Foundation, el cual destaca que entre 2019 y 2021, justo el periodo que abarca la pandemia del COVID-19, cuando los niños permanecieron más tiempo conectados a internet debido a que las clases y las actividades escolares fueron en línea, hubo un incremento de la violencia sexual en línea.

Destacó que una de las cosas que más llama la atención y que ha sido uno de los fenómenos que también más han crecido en los últimos años, es que muchas de estas imágenes o videos que antes eran conseguidos por la cámara que veces está encendida y niños, niñas y adolescentes no lo sabían; ahora -en gran medida- es material autogenerado, es decir, son niños y niñas quienes toman las imágenes o videos y las pasan a otra persona, la cual muchas de las veces, se hace pasar por alguien más a través de perfiles falsos.

“Una de las razones principales de todo esto, sobre todo a partir de la pandemia, es que se incrementó de manera muy importante el número de horas (expuestos a las pantallas de las computadoras, tabletas y celulares) y bajó la vigilancia de lo que estaban haciendo en internet.

Entonces ese incremento en el número de horas trajo consigo una mayor exposición al riesgo”, destacó el especialista.

Resaltó que uno de los fenómenos que ha crecido es el llamado sexting, que es un fenómeno que está muy relacionado también entre adultos, en donde una persona se toma una fotografía o un video y lo comparte con otra persona.

“Entre adultos, generalmente, es una actividad que tiene el consentimiento de la persona que está enviando esa información. El riesgo ocurre de manera muy importante en niños, niñas y adolescentes porque cuando un, generalmente adolescente, se toma esta fotografía o video y la comparte, a veces pensando en que está con una chica, un chico con el cual está teniendo una conversación o pretende tener algún tipo de relación, pero realmente no sabe la identidad de la persona que está del otro lado”, alertó.

Pérez Hernández advirtió que una de las redes sociales que más ha generado preocupación es Facebook, ya que hay muchos perfiles son falsos y en varias ocasiones, la persona que está sufriendo la violencia sexual compartió una imagen o video pensando en que era una persona de otra edad o incluso conocida, ya que -dijo- muchos de los perfiles son duplicados de una persona que sí conocen.

“Una de las cuestiones más preocupantes es que, la exposición de más riesgos es que una vez que niñas, niños y adolescentes mandan esa imagen, pierden el control de ella y entonces estos sitios web capitalizan esto poniendo esa imagen en muchos sitios web (…) se vuelve un fenómeno mundial totalmente descontrolado donde, desgraciadamente, se han dado casos muy graves en donde un día, un niño o una niña se levanta y le llega un mensaje diciéndole que su imagen está en “n” cantidad de sitios o en redes sociales; entonces se pierde absolutamente todo y el riesgo es muy latente”, enfatizó el especialista.

El candidato a Doctor en Gestión Estratégica y Políticas de Desarrollo por la Universidad Anáhuac México Norte, resaltó que nuestro país es una de las naciones en donde más se produce este tipo de imágenes y que después es expuesto en servidores de muchas partes del mundo.

“De hecho esa es una de las partes más complicadas para atacar esta problemática porque (…) ese agresor puede estar en otro país, el material puede estar también en servidores que están alojados en un tercer país o en muchos otros países; entonces en la persecución del delito, la ubicación del agresor es mucho más compleja y además, una cosa muy importante aquí es que la exposición de ese material es muchísimo mayor y también el riesgo, incluso de que ese agresor va a buscar algún tipo de contacto físico”, alertó.

Precisó que hay ciertas similitudes entre la violencia sexual fuera y dentro de internet: generalmente hay un agresor, una víctima, una situación que pudo prevenirse y no se realizó “y una cosa muy importante: muchas veces estos dos se relacionan porque el ámbito que ocurre en internet, se lleva a la vida real”, destacó.

No obstante, resaltó, la diferencia principal es que, los agresores en línea pueden estar en cualquier parte del mundo.

FALTA DE LEGISLACIONES ADECUADAS, UNO DE LOS GRANDES PROBLEMAS

De acuerdo con el especialista de Early Institute, uno de los motivos principales para México sea uno de los países que más produce este tipo de contenido, es la falta de una legislación adecuada.

“(…) En nuestro país, desgraciadamente, la tipificación de estos delitos relacionados a la violencia digital va muy lenta o no va a la par de lo que se está desarrollando en nuestro país. Por poner un ejemplo, el ciberacoso solamente está tipificado en seis estados de nuestro país dentro de los códigos penales a nivel estatal, entonces esto hace que en muchos otros estados el ciberacoso pueda darse y no haya un tipo penal específico que castigue a quien está generando este tipo de violencia”, destacó.

“Entonces el rezago que tenemos a nivel legislativo, la falta de unificación de delitos que tenemos en nuestro país, así como el nivel de respuesta de la autoridad, (ya que) no está respondiendo a la velocidad con que se están dando estos problemas y estos incrementos de riesgos y delitos en el contexto de internet”, enfatizó el especialista.

Ante este panorama, Pérez Hernández resaltó que la clave es la prevención, por lo que señaló que Early Institute se creó la comunidad digital alumbramx.org, con la que se busca prevenir la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes tanto en internet como fuera de él.

En esta plataforma se pone al alcance de padres y madres de familia y cuidadores responsables de menores de edad; información sobre qué hacer y cómo denunciar cuando la violencia en línea ya se ha presentado, así como la manera de prevenirla.

Entre estas recomendaciones se destaca:

Conocer y hablar con ellos sobre los riesgos en internet.

Saber con quién hablan sus hijos dentro y fuera del mundo digital.

Usar los controles de privacidad y seguridad. Todas las plataformas tienen alguna forma de control y muchas veces no se utiliza.

Bloquear y reportar cuando se está detectando alguna forma de violencia sexual.

Recordó que generalmente hay dos mecanismos para reportar a las autoridades actos de este tipo: llamar al 088 que es el teléfono de la Guardia Nacional, así como recurrir a las plataformas que se han creado desde la sociedad civil, como “Te protejo México”, la cual también ha sido creada por Early Institute y la cual sirve de intermediario con las autoridades.

“(…) Pero también otro aspecto muy importante, es contactar a empresas como Facebook, Tik Tok y demás, para que el material sea bajado de internet. También (contactar) a autoridades internacionales como Interpol para que se instalen servidores en otro país, (así como) a través de las autoridades locales bajar ese material de internet y no siga a disposición”, finalizó.

You may also like