Retoman 3 países controles ante ola de COVID en China

por Redaccion
40 Visto
  • EU, Italia y Japón pedirán test negativo a viajeros que hayan estado allá; hay 30 millones de positivos al día, estiman; desconfían de linajes y biológicos; en CDMX en 7 días sólo se ha aplicado 8.7% de 220 mil dosis disponibles de refuerzo contra el virus; algunos recelan del biológico Abdala

 El alza de contagios de COVID-19 en China —donde surgió la pandemia— tiene al mundo en alerta por lo que al menos tres naciones redoblan la contención sanitaria para evitar que esos brotes se repliquen en sus territorios, luego de informes de que Beijing alcanzó más de 30 millones de positivos en un día tras abandonar la estricta política cero Covid.

Estados Unidos, Italia y Japón retomarán los controles antiCOVID en sus aeropuertos para reducir el riesgo de contagio y, de manera independiente, anunciaron que los viajeros de esa región deben presentar obligatoriamente pruebas negativas de máximo 48 horas previas al vuelo para ingresar a su país.

Coincidieron que, ante el alto de la potencia a reportar su incidencia diaria, es necesario contar con mayor protección, pues entre estos positivos podría haber variantes que aún no circulan en América o Europa, lo que recuerda a las primeras restricciones aplicadas desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia por el SARS-CoV-2 por los primeros casos en Wuhan y cuyo origen sigue sin ser claro, debido a la negativa del régimen de Xi Jinping a cooperar en las investigaciones para rastrear cómo surgió, ante las dudas de un contagio animal.

A sólo seis meses de eliminar este requisito, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EU —territorio líder de infecciones y decesos, con 100 millones y más de un millón, respectivamente— confirmaron que ante la situación crítica en China es vital aplicar cambios.

Por ello, desde el primer minuto del próximo 5 de enero será necesario que los mayores de dos años de edad que hayan estado en China, Hong Kong o Macao, sin importar su nacionalidad, presenten uno de los primeros requisitos implementados ante la reapertura gradual de fronteras. Precisó que dicho mecanismo ayudó “a frenar la propagación del virus” en los momentos más críticos de la lucha, hecho del que ya se notificó a las aerolíneas que operan en el país.

Asimismo, criticó que China insista en evadir la transparencia de positivos y fallecimientos a causa de Covid luego de olvidar drásticamente la política que los alejó de crisis severas.

“Estos datos son críticos para monitorear el aumento de casos de manera efectiva y disminuir la posibilidad de entrada de una nueva variante de preocupación”, resaltaron los CDC en un comunicado mientras hospitales chinos lucen abarrotados y al borde del colapso por ingresos de adultos mayores, como adelantaron médicos en Shanghái, quienes advierten que la mayoría del personal se enfermaría, afectando la atención sanitaria.

Al respecto, autoridades italianas también advirtieron del riesgo de brotes, especialmente ante el desconocimiento de variantes que circulan en China en uno de sus peores momentos, pues ante la negativa de informar se desconoce qué secuencias predominan allá.

Y el Ministerio de Sanidad de la región europea indicó que tan sólo en los últimos días casi la mitad de pasajeros que llegó desde China dio positivo a pruebas de diagnóstico, lo que obliga a redoblar la vigilancia epidemiológica, principalmente en Milán, zona por la que arribaron los contagiados, quienes ya se encuentran bajo cuarentena.

Las muestras de los infectados ya fueron enviadas al Instituto Superior de Sanidad para identificar a qué cepa corresponden, reveló el titular del sector, Orazio Schiallaci, quien admitió que hay dudas en torno a las efectividad de las vacunas chinas, de acuerdo con el diario Corriere della Sera, pues los biológicos de esa potencia no se basan en ARN a diferencia de los aplicados en otros territorios, lo que ha hecho que más personas se contagien por la resistencia del virus ante la baja protección que dan.

Además, apuntó que el riesgo es mucho mayor ante la reapertura de fronteras que alista Beijing a partir del 8 de enero, pues al emitir de nuevo pasaportes se esperan más viajes, lo que supone un grave peligro de que arrastren a otras naciones a nuevas oleadas sin importar su nivel de inmunización antiCOVID, por lo que no descartan aplicar nuevos refuerzos para proteger a su población.

Dichas alertas también resuenan en Asia, pues previamente el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, adelantó que solicitaría pruebas negativas a partir del próximo 30 de diciembre por el temor de que la oleada en China se extienda a otros territorios, hechos que analizan otros gobiernos de la zona.

Previo a las celebraciones de Año Nuevo, la isla informó que aumentarán los controles fronterizos para aislar de inmediato, y por hasta siete días, a los viajeros de China que lleguen con síntomas. Ki-shida adelantó que la medida es temporal, pero dependerá de cómo avancen los brotes en China, pero que la prioridad es reforzar la seguridad en su territorio para evitar nuevas oleadas de este virus.

En tanto, el régimen de Jinping descartó las alertas al afirmar que la situación está bajo control, tras cambiar a categoría B, pues cuenta con un plan de transición del que no dio detalles. Incluso, explicó que la respuesta mundial se debe a la distorsión y a que Occidente exagera, pero no reveló datos de la incidencia, mientras sus ciudadanos temen que no haya servicio médico y que se incremente drásticamente la cifra de muertos.       La Razón/Foto: Reuters

You may also like